sec-corbata

Vecinos contaron la odisea de ser pasajeros

Usuarios de colectivos expusieron demandas sobre el sistema ante concejales que discutirán este año la nueva licitación del servicio público. La frecuencia y la accesibilidad para discapacitados, lo más requerido

El hall del Concejo Municipal se colmó de reclamos este jueves por la tarde. Distintas asociaciones vecinales, organizaciones de defensa de derechos de personas discapacitadas, de consumidores, y ediles opositores a la gestión de la intendenta Mónica Fein, se reunieron para escuchar las demandas de los rosarinos en torno al sistema de Transporte Público de Pasajeros (TUP) en un día en el que, además, sobrevoló la consternación por el asesinato de un chofer de la línea 153. El oficialismo brilló por su ausencia.

Coordinada por el titular de la Oficina del Consumidor, Alberto Muñoz, y el presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini, esta asamblea pública sirvió para poner de relive cuáles son las necesidades de los usuarios, pero con la exclusiva mirada desde los barrios. Se hicieron presentes vecinos de Las Flores, Empalme Graneros, Ludueña Norte, Irigoyen, Echesortu, Urquiza, Barrio de La Carne y La Florida, entre otros.

La reunión de este jueves fue la continuación de un encuentro inicial de hace un mes atrás, en Empalme Graneros.

En el Concejo todos tuvieron su momento para exponer. El vecinalista y ex concejal Osvaldo Ortolani disparó: “Que venga Mónica Fein a esperar un colectivo en Empalme Graneros a las 6 de la mañana”. A su turno, Pedro Bazán, del Barrio de La Carne, denunció que no se respetan los lugares de ascenso y descenso y que las rampas para discapacitados no funcionan correctamente.

Los representantes de Barrio Irigoyen pidieron una línea propia para esa zona, porque no ingresa ninguna, mientras que los vecinos de Grandoli y Ayolas resaltaron que los colectivos demoran dos horas entre uno y otro. El reclamo en cuanto a frecuencias fue una constante.

Luego habló Jesús, de Ludueña Norte, quien exigió un puesto de expendio de tarjetas en el barrio, ya que no hay. Marina, de Empalme Graneros, criticó el carril exclusivo y las paradas del microcentro porque, según entiende, eso demora la llegada de las unidades a los barrios.

Discapacitados, los postergados

Hubo numerosas personas con discapacidades motrices en la audiencia, lo que dio cuenta del espesor de sus demandas ante un sistema que –consideran- los discrimina. Un grupo que se presentó como “autoconvocado” presentó una carta a través de la cual exige al Concejo y al Ejecutivo que en la nueva licitación del TUP que se realizará este año se cumpla con la normativa vigente para que la totalidad de la flota de colectivos tenga accesibilidad para discapacitados. Esto no implica sólo rampas, sino también señales luminosas y otras prestaciones para discapacitados auditivos.

Desde el año 1997 existe la Ley Nacional 2947 que obliga a que todos los colectivos del país deben ser accesibles para personas discapacitadas.

Los concejales tomaron nota de las demandas planteadas y armaron un temario que –prometieron- nutrirá el debate del nuevo pliego que deberá reformular el sistema, concebido tal como está en 1984.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo