Vaivenes de un otoño bipolar

Ni aunque el verano hubiera sido tan caluroso como para tener argumentos de quedarse más de la cuenta. La metereología guarda secretos para entender porqué este otoño no se decide a bajar la cuesta del calorcito hacia el frío que alguna vez deberá enfocar. 

Y van los días, desorientados, algunos que despiertan los abrigos, y otros que impulsan las remeras y nada más. Después de una noche que hasta se cubrió de algunos relámpagos, el martes se anuncia como un día de cielo nublado que irá variando hora tras hora por cierto viento que soplará desde el sur. Lo mismo para el miércoles y jueves. Pero lo que hace a la bipolaridad otoñal es la curva ascendente de las temperaturas máximas que habrá en lo que seguirá. La Semana Santa también será cálida y húmeda. Se pronostican marcas de hasta 34 grados centígrados el jueves y el viernes. Y allí, con o sin Pascuas, es probable que aparezca una lluvia que clausure esta desubicada y breve ola de calor.

 

(foto: Lishai Blau)

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo