Uno de los policías no había terminado el curso de tiro

El defensor de los policías imputados confirmó que uno de ellos no había terminado el curso de tiro, y responsabilizó al gobierno. Amenazaron a familiares de la víctima

El abogado Romeo Díaz Duarte, defensor de uno de los cuatro agentes de la Policía de Acción Táctica imputados en el crimen de Joathan Herrera, dijo que “en el banquillo de los acusados no deberían estar los policías, sino algunos funcionarios públicos, por la precaria formación que les da a los cadetes”.

El letrado lo dijo tras conocer el dictamen de prisión preventiva sin plazo que expidió este martes el juez Gonzalo López Quintana para los cuatro policías imputados en la persecución a un ladrón y la balacera que acabó con la vida de Herrera, un joven ajeno al episodio y que en ese momento lavaba su auto frente a su casa, en Ayacucho y bulevar Seguí, el domingo 4 de enero.

Díaz Duarte dijo que “uno de los policías imputados no había terminado de cursar la materia de tiro porque faltó a la última clase”. A eso agregó que “los demás tenían poca experiencia, de haber hecho cuatro o cinco disparos en su vida”.

El defensor endilgó “responsabilidad al gobierno provincial por sacarlos a la calle sin formación”, e incluso detalló que “cuando les retuvieron las armas para la causa, les dieron otras antes de quedar detenidos”.

Díaz Duarte reconoció que hubo “impericia, imprudencia o inexperiencia, pero no por eso obraron con intención de matar a nadie”, y aseguró que apelará a la justicia por la prisión preventiva.

 

Familiares amenazados

La mamá de Jonathan Herrera, María Elena, criticó el accionar policial en Tribunales Provinciales tras la audiencia imputativa: “Yo lo estaba esperando para comer, y como no venía, fuimos con mi otro hijo, y una señora policía me pegó cuando quise acercarme, me empujó y me tiró al suelo. Amenazó de muerte a mi otro hijo y lo apuntó”.

El hecho ocurrió el domingo 4 de enero pasado alrededor de las 15.30 en Ayacucho y Bulevar Seguí, en la zona sur de Rosario, cuando Herrera quedó en medio de un tiroteo entre policías y un delincuente.

Un rato antes un joven de 19 años había robado minutos antes una juguetería ubicada en San Martín al 3500, cerca del lugar donde se produjo el tiroteo. Una patrulla del Comando Radioeléctrico de la policía local inició una persecución del asaltante, que derivó en un intercambio de disparos, y al parecer los efectivos se encontraban fuera de servicio viajando en colectivo, de donde descendieron para colaborar en la persecución.

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo