sec-reposera

Un Oscar adicto a las drogas, en pleno Hollywood

Algo extraño ocurrió esta semana en el bulevar Hollywood, transitado espacio si lo hay en Los Angeles. En ese bulevar apareció un Oscar (sí, una estatua de las que se entregan a los artistas) de tamaño gigante… aspirando cocaína.

El responsable de la ¿broma? es el artista Plastic Jesus. La dejó, no es casualidad, a metros de donde el domingo la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood entregará los Oscar. Los chiquitos, las estatuillas. 

No es la primera vez que lo hace. El año pasado, ya había mostrado una estatua de un Oscar con una jeringa en un brazo. El mensaje no es muy sutil. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo