sec-corbata

Solicitan la indagatoria para Cristina acusada de encubrir a Irán

El fiscal de la causa sobre el atentado a la AMIA, Alberto Nisman, acusa a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de armar un pacto de impunidad secreto con el país persa, y a cambio reforzar la actividad comercial con petróleo y granos 

El fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, acusó a la presidenta Cristina Kirchner y a su canciller, Héctor Timerman, por haber ideado un plan para encubrir a Irán por el atentado a la AMIA a través de intermediarios clandestinos, y que terminó materializado en el memorándum firmado con el país persa en enero de 2013.

La acusación se sustancia en el pedido de indagatoria y un embargo por 200 millones de pesos sobre los bienes de los imputados, y luego se extendió al diputado y jefe de La Cámpora, Andrés Larroque; el líder piquetero Luis D'Elía; el jefe de la agrupación Quebracho, Fernando Esteche; a un ex juez de instrucción que trabajó para la ex SIDE, Héctor Yrimia, y a un agente de Inteligencia que trabaja con la presidenta.

La supuesta maniobra para encubrir a Irán comenzó en 2010, tres años antes de firmar el memorándum con el citado país. Para el fiscal, la presidenta fue la ideóloga y el Canciller el ejecutor de la maniobra, los cuales supuestamente buscaban sellar un pacto de impunidad y a cambio obtener beneficios comerciales con petróleo y granos, y de paso suavizar la crisis energética.

El fiscal citó escuchas telefónicas, y señala que el plan incluyó negociaciones secretas con uno de los principales acusados por el atentado, Mohsen Rabbani, ex agregado cultural de Irán en el país. Además, menciona al referente de la comunidad iraní, Jorge “Yussuf” Khalil, que intercedía en la maniobra a través del dirigente Luis D’elia, y de allí directamente los mensajes llegaban a las máximas autoridades iraníes. Todo una trama secreta de mensajes con intermediarios que partían de la Casa Rosada, y terminaban en Medio Oriente.

El dictamen cayó en manos de la jueza María Servini de Cubría, quien debe decidir si habilita la feria y se queda con la causa. Caso contrario esperará hasta que la feria finalice y la causa se activará recién en febrero con la llegada del juez Ariel Lijo, actualmente de vacaciones. Al no haber pedido de detencione, es difícil que habilite la feria, aunque lo decidirá en el transurso del día jueves.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo