sec-reposera

Se confundieron y velaron a la abuela equivocada

Ocurrió en Neuquén, y parece una escena calcada de la película que hizo famosa a Mamá Cora.

Neuquén ya tiene su propia versión de la peli Esperando la carroza, que hizo famoso al personaje Mamá Cora, de Antonio Gasalla. "La caja del ataúd tenía el nombre de la abuela Tona, pero no era ella", dijo Blanca Báez, una familiar que sumó sorpresa a su dolor y criticó a la cooperativa que organizó el sepelio.

Al encontrarse con un cuerpo que no era el de su abuela, la familia reclamó a los encargados del lugar. "Le reclamamos a la persona que estaba ahí, porque no había nadie de administración de Calf y sólo un empleado que parece que hace todo; y cuando le dijimos a esa persona nos respondió que miremos bien el cuerpo porque tenía que ser ella", expresó Báez a medios locales.

Blanca agregó: "Nosotros corroboramos que no era Tona la mujer que estaba en el ataúd y cuando le reiteramos que estaba equivocado nos miró mal".

La familia damnificada, resignada después de descubrir el error y pedir explicaciones en reiteradas oportunidades sin recibir respuesta apropiada, prefirió mantener a la otra abuela en la sala velatoria, por respeto.

Finalmente, desde la cooperativa de servicios les informaron a los familiares que "a Tona la estaban velando en otra casa, aparentemente a cajón cerrado, y que por eso no se dieron cuenta", tal como cuenta Blanca.

"Después dijeron que la tuvieron que ir a buscar al depósito del cementerio; o sea que seguramente la otra familia veló y enterró a una abuela que no era la de ellos", explicó la mujer damnificada por esta situación.

Según las conjeturas de Blanca "tanto Tona como la otra señora fallecieron en la misma clínica, en sectores diferentes, y tal vez la gente de Calf se equivocó al recibir el cuerpo".

"Si la hubiésemos velado a cajón cerrado hubiéramos enterrado a la abuela equivocada", concluyó la mujer, que pidió que la historia se haga pública "para que nadie más tenga que pasar por esta situación".

La Cooperativa Calf, que además de realizar este tipo de servicios a la comunidad, presta la energía eléctrica a la ciudad patagónica, reconoció el error y pidió disculpas públicas. El presidente de la compañía, Fernando Garayo, trató de calmar los ánimos luego del escandaloso incidente e indicó que "estamos haciendo todas las evaluaciones de lo sucedido para saber por qué se ocasionó".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo