Refutan al periodismo sensacionalista

Luego de que el perito forense confirmara que Lola Chomnalez murió asfixiada por sofocación producto de la inhalación de arena, se dispararon versiones de que posiblemente la joven haya sido enterrada con vida. Y esa hipótesis fue recogida y propalada por numerosos medios de prensa hasta que allegados a la investigación salieron a pedir sensatez a la hora de informar.

Aquello fue corregido minutos después de que la versión empiece a circular, cuando se volvió a las palabras del perito forense Rubén Castro, quien luego de asegurar que murió por invasión de las vías aéreas superiores e inferiores con arena aclaró que si bien “eso implica necesariamente que para que ingrese ese tipo de material, tiene que haber estado vital. Que la hayan enterrado viva no lo podemos afirmar".

"El agresor podría haber apretado la cabeza contra la arena, tratando de sofocarla, cosa que consiguió, o (la chica) podría haber quedado semi inconsciente y boca abajo y haya muerto por la inhalación de la arena", agregó.

Luego, el perito descartó que haya habido intento de violación "porque tenía su ropa perfectamente colocada" y descartó también que se haya visualizado "violencia física".

La celeridad en dar la noticia genera desprolijidades bastante groseras, tal como advirtió el abogado que representa a la familia de Lola, Jorge Barrera, que ante la insistencia de un periodista que lo consultaba sobre el caso respondió que su compromiso era “con la verdad y no con la primicia”, que hay que dejar que la justicia actúe.  "Lo importante es que se sepa la verdad […] la familia necesita respuestas reales y justas ", agregó. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo