Prendan el aire acondicionado

Divagues sobre el nacimiento de un portal de noticias, proverbios que se hacen verdad y bizcochitos de grasa

-¿Escuchaste que va a salir un nuevo diario digital?

-¿En enero, en serio? ¿Son kamikazes?

-Bueno, en realidad salen en año electoral. Más bien son oportunos.

-¿No te llegó el videito ese que habla todo en chino? Bah, no sé si es chino, suena chino. Me pareció divertido.

-No, yo vi el otro viral, el que decía que eran rosarinos y al final se le caía la "s" a una palabra. Me pareció border pero gracioso.

 

Sí, señores. Acá estamos. Esto es Rosario Plus.

 

Hace varios meses, un día de mucho frío, me llamaron. Estaba en una incómoda esquina céntrica, esperando un taxi para llevar a mi hijo al pediatra. Respondí rápido y no presté mucha atención. Asumí que se trataba de una convocatoria para algún extraño trabajo de auditoría en medios. No lo tomé demasiado en serio.

Días más tarde, caminando hacia la oficina en la que sería la entrevista, sólo como entretenimiento para matar el tiempo que faltaba para la cita, fantaseé con que me ofrecerían abrir un nuevo portal de noticias. Me reí pensando en diseños de alto impacto que jamás serían aprobados por inversores. Recuerdo que en mi imaginada primera edición, combinaba títulos de alto interés humano e investigaciones sobre temas de la ciudad con una nota de un perro con seis patas.

¿Conocen el proverbio que dice "Cuidado con lo que deseas, porque se te puede conceder"?

Hoy hace calor. Mucho calor. En la redacción, hay un debate sobre si es "alerta amarilla" o "alerta amarillo". Pronto, la discusión cambia de eje y se pierde toda la seriedad: alguien googlea cuántas calorías tienen los bizcochitos de grasa que están comiendo mientras toman mate. De fondo, algún loco grita festejando haber encontrado en YouTube un video de lo más bizarro.

Miro el teclado como si fuera encontrar en él la respuesta a qué escribir en la primera columna del nuevo diario digital que estamos por poner online. Les soy honesta: no sé bien qué escribir. La primera versión que intento suena a que quiero vender algo. No da. La segunda columna me hace reír, es genial… pero no tiene contenido. Segundo bochazo.  

No sé qué escribir porque hay mucho que hacer. Y eso es lo que está en mi cabeza ahora. Hay que revisar la agenda local para no perderse nada. Hay que apostar a temas propios también. Hay que modificar esos dos detalles de diseño que molestan. Hay que preparar notas de parrilla para las primeras ediciones. Hay que asegurarse de que las fotos sean buenas y que además tengan impacto. Hay que afinar la estretegia en redes sociales. Hay que seguir tachando cosas de la lista de pendientes. Así que disculpen que los deje así, pero bueno, no me queda otra. En realidad, no los abandono, los invito de paso a curiosear de qué se trata todo esto…

Kamikazes, sí. Oportunistas, quizá. Border, algo. Divertidos, ojalá. Ganas sobran. Y sí, salimos en enero. En enero. Estamos locos, así que prendan el aire acondicionado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo