sec-corbata

Precios y salarios: carrera con empate sobre la hora

El año 2014 tuvo un comienzo política y económicamente vertiginoso que derivó en tasas mensuales de inflación records en todo una década. Para correr detrás de los precios, los salarios de 2014 debían primero recuperar el terreno perdido en el año previo y así se definieron las negociaciones paritarias que tuvieron lugar entre los meses de febrero y abril. Con un ojo hacia atrás, observando la inflación pasada, y con otro hacia adelante pendiente de las expectativas de lo que se esperaba fuera un año agitado, los sindicatos lograron aumentos por encima del 30%.

Hace unos días, el INDEC dio a conocer la evolución del coeficiente de variación salarial del mes de diciembre de 2014. Este coeficiente mide la evolución de los ingresos de los trabajadores argentinos, incluyendo a trabajadores registrados y no registrados, del sector privado y del sector público. El guarismo, del 1,01%, cerró un año con un aumento del salario promedio del 34%. El aumento de precios registrado por el IPCNu del INDEC durante el año fue menor y si los salarios crecieron más que los precios, podríamos decir que el poder adquisitivo de los trabajadores mejoró durante año pasado.

Pero el salario es un pago regular y la carrera con los precios se juega en sucesivos sprints mensuales. Si nos detenemos a observar los que pasó mes a mes nos encontramos con que, en los últimos dos años hubo 11 meses en los cuáles ganaron los precios y 13 meses en los que ganaron los salarios. En el gráfico que mostramos aquí se observan en verde los meses ganados por los trabajadores y en rojo, los meses ganados por los precios. Los resultados de las paritarias se manifestaron a partir de abril de 2014 como un fuerte impulso de los salarios que desde allí mes a mes, aunque cada vez con menor fuerza, fueron recuperando el terreno perdido contra la inflación.

En esta carrera, no obstante, más importante que la distancia entre competidores es el tiempo que uno de ellos mantiene la delantera o se queda rezagado. Si durante varios meses consecutivos los precios mantienen una ventaja esto quiere decir que en cada uno de esos meses los trabajadores pudieron consumir menos productos que en el momento de la largada. Esta es la clave para entender el resultado final de esta competencia: si bien, luego de 24 meses, el salario termina en 2014 con una ventaja del 4,7% en relación a los precios de diciembre 2012, los períodos en los que se mantuvo corriendo desde atrás implicaron que el promedio mensual de la variación salarial de todo el periodo sea equivalente al promedio mensual de la variación de precios. El salario cortó la cinta, pero los precios lo esperaban al borde de la pista para compartir un único lugar en el podio.

Marco Kofman  

Red de Economía Política

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo