Nuevo round entre la Muni y el club Argentino

Un nuevo capítulo en una disputa que parece estirarse más y más. Este martes, representantes de la Municipalidad de Rosario junto a una empresa contratista se presentaron en los terrenos que el club Argentino de Rosario ocupa en la zona de Sorrento y Travesía para continuar con la construcción de un complejo de viviendas que se levanta en el lugar. Directivos e hinchas del Salaito se plantaron como lo hicieron en ocasiones anteriores y denunciaron que el avance de las topadoras es ilegal. Pero desde el Ejecutivo local manifestaron que el desalojo no afecta deportivamente a la institución de zona norte.

“El club no es propietario del terreno. Lo tenía cedido precariamente por la Nación en un contrato que decía que esas tierras estaban destinadas a viviendas y que cuando la ejecución de las obras lo ameritara tenían que devolverlas. Ese contrato venció en noviembre del año pasado”, explicó a Rosarioplus.com el director de Servicio Público y Hábitat de la Municipalidad, Raúl Álvarez.

En Argentino parecen no entenderlo de esa manera. Apenas notaron la presencia de la empresa contratista que pretende continuar con la construcción de un proyecto de viviendas acordado entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la intendenta Mónica Fein, dirigentes e hinchas se presentaron en el lugar para impedir que se los desaloje e hicieron notar su reclamo en redes sociales. Algo similar sucedió a fines del año pasado, y entonces la Municipalidad decidió frenar el avance de la obra para evitar conflictos.

“En total, Argentino ocupa unas catorce hectáreas y nosotros reclamamos menos de dos que para nada los afecta deportivamente”, agregó Álvarez, quien definió la actitud de los dirigentes Salaitos como “un capricho”.

En la zona donde actualmente funciona el Polideportivo de Argentino se planea continuar con la construcción del denominado “Barrio Travesía”. Unas 256 viviendas ya se construyen en las cercanías de Juan José Paso y Sabín, pero por la polémica entre el club y la Municipalidad la segunda etapa avanza lentamente y la solución no parece cercana.

“Esto seguirá en otra instancia, de diálogo o judicial, pero nosotros no vamos a dar el brazo a torcer. El club no necesita relocalizarse porque le quedan más de doce hectáreas para desarrollar su actividad”, dijo el titular de la cartera de Servicio Público y Hábitat.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo