sec-reposera

Michelle Obama se animó y el lío que se armó

La primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, acudió a la despedida del rey de Arabia Saudita sin cubrirse la cabeza con un velo y vestida de pantalones oxford. Hasta saludó con la mano al nuevo rey

La primera dama estadounidense, que acompañó a su marido el presidente Barack Obama durante su reciente visita oficial a Arabia Saudita, eligió no cubrirse la cabeza durante la recepción oficial en la ciudad de Riad. La decisión fue recibida con críticas por no cumplir la norma islámica que obliga a las mujeres a llevar velo en público, aunque la norma no se exige a las extranjeras.

La ausencia de un velo sobre su cabeza generó una polémica en las redes sociales con miles de mensajes en Twitter este martes, con varios hashtags en inglés y en árabe dedicados al asunto como #Michelle_Obama_unveiled (Michelle Obama sin velo).

No cubrirse fue solo un detalle más. Michelle eligió ir con un pantalón oxford, nada de pollera. Y además la mujer del presidente estadounidense le dio un apretón de manos al nuevo rey saudí, a pesar de que la ley islámica prohibe que un hombre toque a una mujer con la que no tiene relación. Bueno, pero parece que las reglas se relajaron un poco.

El interrogante que también surgió es por qué durante su visita a Indonesia en 2010 sí optó por llevar el velo. Los defensores respondieron que sus predecesoras, Laura Bush y Hillary Clinton, habían hecho lo mismo y no hubo consecuencias.

La primera dama, como también sus predecesoras, defendió en numerosas ocasiones los derechos de las mujeres. Por otra parte, el vestuario de Obama puede entenderse como una declaración a favor de la igualdad, ya que se puso pantalones anchos y largos, una blusa larga y una chaqueta.

Las imágenes de televisión mostraron cómo, durante la recepción, algunos de los miembros de la delegación saudí le quitaron el saludo.

El tema del look de Michelle fue anclaje para que entidades cuestionen la alianza de Estados Unidos con “un país que prohíbe a las mujeres obtener un pasaporte, viajar, conducir un coche, acceder a la universidad o casarse sin el permiso de un hombre”.

Elliott Abram, experto del Council of Foreign Relations, apuntaba en una columna que de haber sido ellas saudíes, tanto la primera dama como las delegadas estadounidenses que acompañaron al presidente, hubieran sido detenidas de inmediato.

Laura Bush defendió en 2005 ante una audiencia de líderes árabes que “la libertad es más que la ausencia de represión, especialmente en el caso de la libertad de las mujeres”. Y diez años antes, Hillary Clinton había hecho historia en Pekín, donde declaró que “los derechos de las mujeres son derechos humanos y no hay derechos humanos sin derechos de las mujeres”. Michelle Obama no tuvo oportunidad de hablar en Riad, pero puede que su mensaje desde la vestimenta haya sido igual o más efectivo por el impacto.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo