Mejor quedarse adentro

Aunque sea la última ola de calor de este verano extraño, no deja de ser insoportable y pegajosa. El miércoles depara en Rosario otra jornada con humedad alta, cielo nuboso que sólo servirá para atajar un poco las lanzas de fuego que acribillan en la calle, y un aire lento que ni siquiera puede considerarse una brisa.

Basta saber que el día arrancó con 22 grados de mínima, así que nada bueno hay después de eso: el termómetro trepará esta tarde hasta los 34°C. Será mejor que el split o el ventilador funcionen como deben hacerlo, y que la EPE no falle hoy.

El jueves estará más fresco en la mañanita temprano, porque la mínima bajará a 15° C.

Y a tener paciencia, que todavía no vino lo peor: el calor irá en ascenso hasta el viernes, cuando la máxima llegue a 38°C. Después sí, por algún misterio de la metereología, la temperatura del sábado bajará drásticamente a 8° de mínima. Lo curioso es que el pronóstico no afirma aún que ese cambio se produzca con lluvia de por medio.

Mientras tanto, felices quienes puedan escapar del horno rosarino.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo