sec-reposera

Mamá carpincho adoptó unos tiernos perritos

Esta historia es para morir de amor. Como no tenían madre, esta hembra de carpincho adoptó a un grupo de hermanos cachorros de perro salchicha ¿Quién dijo que el carpincho era pinchudo?

Cheesecake es un carpincho que vive en el refugio Rocky Ridge de Arkansas, Estados Unidos. Un tiempo después de ser rescatada, tuvo que compartir su hogar con una camada de cachorros de perro salchicha que habían sido abandonados. Y al igual que había hecho con otros perritos anteriormente, los tomó bajo su cuidado.

Los cachorros fueron encontrados en un recipiente plástico detrás de una iglesia en Arkansas. El personal de la iglesia logró verlos antes de que murieran sofocados, y los entregaron al refugio.

Luego de superar algunos problemas de salud, los perritos se reunieron con los otros animales, y el carpincho, el roedor más grande del mundo, se volvió su niñera.

No es la primera vez que Cheescake cuida de un grupo de cachorros, porque hace algunos años, Janice Wolf, la propietaria del refugio dejó de adoptar animales exóticos para centrarse en rescatar perros abandonados. El carpincho la ayuda a cuidar de los más pequeños, supervisándolos y jugando con ellos.

El refugio alberga hasta 60 animales, y el amplio espectro de especies rescatadas forma una gran familia amorosa.

Wolf comenzó a trabajar en el refugio hace 20 años para ayudar a los animales silvestres y mascotas que necesitaran atención médica. Ella se ocupa de llevar el refugio adelante sola e incluso realiza la mayoría de los tratamientos médicos que requieren sus residentes.

En el lugar, los animales encuentran un espacio donde curarse y esperan a conseguir un nuevo hogar. Aunque algunos se quedan a vivir ahí.

Entre los residentes permanentes se encuentra la nutria Cheeskacke, la tortuga Crouton, la cebra Barcode, el bull terrier Butterbean y el pony Bazinga.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo