La tormenta más esperada

Luego de varias jornadas en que el clima amagó con lluvias que no fueron, este miércoles el día amaneció caldeado y con ganas de cumplir los pronósticos de tormenta.  

Pasadas las siete, en algunas zonas de la ciudad caían gotas aisladas, pero en general el cielo estaba parcialmente nublado. La temperatura era de 20.9 grados. De todas formas, el 94 por ciento de humedad daba la sensación de un calor más elevado.

La inestabilidad tiene altas chances de convertirse en lluvias. Incluso, el Servicio Meteorológico dio aviso de alerta para varias provincias, que incluye el sur santafesino.

Según los expertos, hay "áreas de lluvias y tormentas aisladas afectan al norte de La Pampa, sudoeste de Buenos Aires, este de Mendoza y sur de San Luis", y "se prevé que las mismas se extiendan al resto de la región pudiendo ser, algunas de estas, localmente fuertes con ráfagas y ocasional caída de granizo". Pero las condiciones mejorarían durante el trasncurso del día.

Los pronósticos oficiales prometen muchas nubes y lluvias de mañana y de tarde, con una temperatura máxima de 34 grados. Un día para salir prevenido con paraguas y mucha actitud para el comienzo de la semana corta.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo