sec-juego

La provincia "perdonó" a Central pero AFA fue más dura

Desde la Secretaría de Coordinación de Seguridad en Competencias Deportivas confirmaron que el castigo para el Canaya era la suspensión de la platea baja oeste. Horas más tarde, desde la Asociación del Fútbol Argentino llegó una sanción mayor.

Parecía que no era para tanto, pero finalmente los hinchas de Rosario Central no podrán asistir al estadio en el partido contra Temperley. El secretario de Coordinación de Seguridad en Competencias Deportivas y Espectáculos Masivos, Pablo Farías, confirmó que el castigo para el Canaya de parte de la provincia por los incidentes del último sábado ante Tigre era la suspensión por una fecha de la platea baja oeste que se ubica sobre calle Cordiviola. Sin embargo, horas más tarde la AFA tomó una decisión más severa.

Aunque la provincia decidió un castigo “light”, la Asociación del Fútbol Argentino fue por otro camino. La AFA tiene la potestad de determinar que un partido se juegue sin público pero no la de clausurar un estadio, y en las primeras horas de la noche del martes se supo que el Gigante de Arroyito no podrá abrir sus puertas a los hinchas cuando el equipo dispute el duelo de la quinta fecha ante Temperley. La decisión fue tomada en la reunión de Comité Ejecutivo, que se amparó en el Boletín 4746.

El último sábado, el juego entre el Canaya y Tigre se detuvo durante varios minutos porque un proyectil impactó contra el DT visitante, Gustavo Alfaro. El agresor no fue identificado y ahora deberán pagar todos los hinchas. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo