sec-corbata

"La policía de civil simula robos para asesinar a los pibes"

El 36 por ciento de los adolescentes que ingresan al Irar señalan haber sido golpeados o torturados por la policía, ya sea en la comisaría o al momento de la detención. El defensor general de la provincia, Gabriel Ganón, denuncia la existencia en Rosario de "procedimientos de tortura sistemática" por parte de las fuerzas de seguridad contra los jóvenes. 

El abuso policial que sufren los adolescentes antes de ser trasladados al Irar, el establecimiento en el que son alojados los menores de edad con problemas con la ley con el fin de rehabilitarlos, aparece al tope del listado de las graves irregularidades que atraviesan al sistema penal juvenil en Rosario. El informe elaborado por el Colectivo de Investigación Militante sobre los Jóvenes y el Poder Punitivo (Cimjpp), al que esta semana tuvo acceso Rosarioplus.com, señala que 75 de los 206 (36 por ciento) detenidos en 2012 sufrieron algún tipo de tortura en las horas que transcurrieron entre la detención y el encierro.

Los datos condicen con otro relevamiento, elaborado por el Ministerio Público de la Defensa, en el que abundan casos de tortura, tratos crueles, inhumanos y/o degradantes por parte de las fuerzas de seguridad. Según este escrito, 328 detenidos denunciaron haber sido víctimas de algún apremio ilegal durante un período de 13 meses (noviembre 2013/diciembre 2014). De este total, 278 se describió como víctima del personal de la policía provincial, 12 de Gendarmería y 20  del Servicio Penitenciario.

Para Gabriel Ganón, defensor general de la provincia, todas estas cifras dan cuenta de la existencia de "procedimientos de tortura sistemática por parte de la policía contra los jóvenes", una situación que ocurre solamente en Rosario. "Esto se da porque los jueces rosarinos han renunciado al control de las detenciones que se producen. La policía chupa personas como pasó con Franco Casco. Detienen a jóvenes menores de edad y los llevan a las comisarías donde los torturan sistemáticamente", sostiene el funcionario.

Ganón denuncia que en el 2015 se registraron seis casos de "gatillo fácil". Por las características de estos crímenes, asegura que la policía está implementando "una nueva modalidad" para "eliminar" a estos jóvenes. "La policía de civil simula robos para asesinar a los jóvenes. Uno de los casos más grave es el de Carlos Godoy", subraya. Y agrega: "Parece que algunos quieren volver a la época de la dictadura, para que se pueda chupar personas y no dar ninguna cuenta".

El Irar, los abusos y un ultimátum de la Justicia  

Mauro Testa es desde hace 6 años acompañante juvenil en el Irar. En 2014, presentó un trabajo de investigación en la Universidad de Buenas Aires (UBA) sobre las políticas públicas y las prácticas destinadas a jóvenes en contexto de encierro en la Provincia de Santa Fe. Una de las conclusiones a las que arribó fue que la tortura estaba "naturalizada" tanto en el Irar como en el poder judicial. "Prácticamente todos los jóvenes llegaban golpeados por la policía", se lee en el informe.

En 2011, corroboraron 56 denuncias sobre 206 detenidos. En el 2012, la cifra se elevó a 75 con la misma cantidad de jóvenes alojados. "No tenemos el número exacto de los últimos dos años, pero puedo afirmar que han aumentado los casos de abuso policial", dice este profesional

Por estas y otras irregularidades, este martes la jueza de Menores N° 3 de Rosario, Carolina Hernández, hizo lugar de manera parcial a un hábeas corpus correctivo y colectivo presentado tiempo atrás por Ganón, en favor de los detenidos en el Irar. La magistrada ordenó una serie de mejoras en los pabellones, como la instalación de calefacción, el arreglo de aberturas, la desratización y la limpieza de todo el establecimiento.

"Hace un mes hicimos una inspección ante las denuncias anónimas que aseguraban que el Irar había vuelto a su momento más crítico. Corroboramos muchas irregularidades. Mucha suciedad, lugares derruidos, pabellones que no tienen acceso al agua potable, con dificultades para el acceso a los talleres. No hay médicos. Los doctores recetan telefónicamente. Es un panorama preocupante", apuntó Ganón.

A su juicio, la cruel estadística difundida por Rosarioplus.com (55 jóvenes asesinados tras salir del Irar en los últimos cinco años), no hace más que desnudar las contradicciones del Ejecutivo provincial.  "El gobierno prometió cuando asumió sanear el instituto, pero lo que hizo fue consolidar una situación de vulneración de derechos sobre los jóvenes privados de la libertad. Esta estadística refleja que el instituto no está produciendo ningún cambio en los chicos que son alojados".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo