sec-corbata

La peronista que festeja el salto del Lole al Pro

Carlos Reutemann dejó el peronismo para unirse a las filas del PRO. Se mostró junto a Mauricio Macri y los rumores de una posible candidatura a vicepresidente no tardaron en aparecer. Al mismo tiempo, el resto del escenario político criticó con dureza al ex gobernador de Santa Fe y le echó en cara sus permanentes cambios de vereda a lo largo de su vida política. Este miércoles la que se sumó a esta ola de diatribas fue la concejala rosarina del Frente para la Victoria, Norma López, con una singular ironía en redes sociales. Entre otras cosas, la vicepresidenta del Concejo Municipal criticó el accionar de Reutemann en tiempos de menemismo y delarruismo, y puso en duda los principios del ex piloto al recordar su accionar al momento de votar por la Resolución 125.

La publicación

Peronismo, lolismo y yo.

Quienes más, quienes menos, hemos intentado convencernos de que todos los afiliados al peronismo santafesino tenemos el mismo compromiso con nuestra doctrina y el mismo empeño en consolidar una propuesta electoral. Pésima estrategia política tan inverosímil.

Harta de los operativos “clamor” y de los grandes electores que descuidan sus votos valorando solamente su discutida integridad, saludo la decisión de Carlos Alberto Reutemann de abandonar el Partido Justicialista por el PRO.

La historia reciente da cuenta del compromiso del Lole con los ciudadanos de nuestra provincia durante el menemismo, el delarruismo y el kirchnerismo.

Cuando en la década de los ‘90, la economía de servicios destruía, negreaba y atrapaba trabajadores en su lógica de Estado sin compromiso ni ciudadanos, el PJ santafesino era presidido por nuestro actual Senador. ¿Qué políticas activas promovió? ¿Alguien vio al entonces máximo dirigente provincial y elector de masas como lo fue -altamente reconocido por el voto popular en dos oportunidades como gobernador- recorriendo ollas populares, o hablándole a los hombres que debían sostener su empleo sin derechos laborales o los que debían refugiarse tras el trabajo pauperizado de sus mujeres?

¿Quiénes defendieron a los empleados y jubilados estatales en Santa Fe cuando se les recortó el 13% de sus haberes? Y los pobres presupuestos provinciales para salud, educación y acceso a derechos? Sólo comedores. Asistencialismo máximo para carentes de cualquier derecho.

¿Y el desguace de la EPE y las ventas ignominiosas de Dipos y el Banco de Santa Fe? Dinero de todos para los bolsillos de empresarios consagrados a sus negocios y nula solidaridad con el estado que reconoce y restituye.

Estos fueron los sucesos en las etapas de Menem y De La Rúa.

La reconstrucción de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández –y no me vengan con las pavadas de que el kirchnerismo no es peronismo-, lo encontró a Carlos Reutemann votando cada una de las iniciativas presidenciales. Hasta, la Resolución 125.

Es decir, cuando el poder debe dirimir acerca de la distribución de ingresos y la ampliación de derechos, emerge el célebre concepto del gran Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. El problema es que Lole siempre tuvo los otros.

Nosotros, los peronistas, defendemos las libertades, los principios y los compromisos.

El Lole, quedó libre.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo