La pareja asesinada había caído presa por entraderas

La policía había detenido a ambos en julio de 2014, acusados de cometer media docena de asaltos en la modalidad de entradera. Entre los dos, recibieron siete balazos en un camino rural de Pérez

El hombre y la mujer asesinados a balazos en un camino rural a metros del cruce de rutas 33 y 14, en Pérez, fueron identificados finalmente por los investigadores. Él se llamaba Alejandro Javier Viteli, y tenía 24 años. Ella era Marisel Bibiana Fernández, de 41 años, y le decían La Gitana. Eran pareja, y pesaba sobre ellos un pedido de captura judicial porque ambos habían salido de la cárcel en carácter transitorio, pero no habían regresado a cumplir sus respectivas condenas, informaron fuentes de la Fiscalía Regional Rosario.

En julio habían sido apresados en una casa de Barra al 3400, acusados de haber cometido ese año una serie de asaltos a viviendas familiares aprovechando un descuido de sus moradores y vestidos con indumentaria policial. Esos asaltos fueron cometidos en Montevideo al 3500, en La Paz al 3200, Pasco al 5500, Magallanes al 3500, entre otros. Siempre con la treta de hacerse pasar como policías antes de consumar sus golpes.

Familiares de ambas personas las reconocieron en la morgue del Instituto Médico Legal.

El hallazgo corrió por cuenta del conductor de un camión de residuos, cuando este miércoles por la noche pasó por allí junto al coche, y luego se inquietó al regresar y encontrar el vehículo en el mismo sitio. Al bajarse y mirar de cerca, encontró a un hombre y una mujer, sin vida dentro del habitáculo de un Renault 19.

La policía luego contó siete disparos realizados dentro del coche: cuatro contra Viteli, tres contra Fernández. Los investigadores descartan que la escena se explique como un posible pacto entre ambos, por el cual uno de ellos mata al otro y luego se suicida. También desecharon la hipótesis del robo seguido de homicidio, puesto que los cuerpos tenían dinero entre sus ropas, y otros efectos personales.

Como no tenían documentos, la identificación tuvo que realizarse por vía dactiloscópica, y allí habría surgido la existencia de prontuario abierto en ambos casos.  En cuanto al Renault 19, un vocero señaló que ya está identificada la propiedad del coche, pero no entró en detalles. No se encontraron armas de fuego en su interior.

Por los detalles de la escena del doble crimen, se supone que los homicidas venían a bordo del auto con las víctimas. Todo habría ocurrido unas 10 horas antes del hallazgo.

Este jueves por la tarde, los investigadores dieron con un testigo que escuchó la noche anterior una serie de disparos de arma de fuego, y que reparó en el detalle de que una camioneta tipo Trafic estuvo merodeando la zona antes del desenlace.

El hombre, en el asiento del conductor y recostado hacia el lado del acompañante, tenía unos 40 años. La mujer, sentada detrás pero inclinada hacia adelante, en el hueco entre ambas butacas, tenía alrededor de 30.

Estiman que ambos fueron baleados dentro del vehículo, y en la posición donde estaban sentados. El hombre recibió cuatro disparos, entre ellos, un balazo en el cráneo y otro en el cuerpo; y la mujer, tres tiros en el tórax.  

La investigación está a cargo del fiscal de Homicidios Dolosos de Rosario, Florentino Malaponte.  

Desde fuentes judiciales había máxima reserva respecto del caso y no se querían arriesgar hipótesis, pero trascendió que podría tratarse de un crimen con vinculación con la venta de drogas y Los Monos. Un dato clave que abona esta hipótesis es que cerca del lugar donde fueron hallados los cuerpos sin vida se encuentra una finca de la banda, localizada en 2013. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo