La marcha del silencio divide las aguas rosarinas

Quiénes adhieren a la marcha que se realizará este miércoles 18 y quiénes no. Posturas y fundamentos para entender cómo juegan los sectores que conviven dentro del ámbito judicial local

Tras varias semanas en que se sucedieron las declaraciones a favor y en contra de la convocatoria de los fiscales federales de una marcha del silencio para este miércoles 18 de febrero, al cumplirse un mes de la muerte de Alberto Nisman, los diversos sectores dentro del ámbito judicial local tomaron postura.

El debate se da sobre la marcha porteña, ya que si bien habrá una movida en Rosario, ésta será una convocatoria informal, sin objetivos claros ni entidades organizadoras reconocidas, al menos explícitamente. 

En los claustros de la justicia hay tres posturas disímiles sobre la marcha en Buenos Aires: el gremio de empleados judiciales provincial, que no adhiere porque aduce está “politizada”, el Colegio de Abogados que adhiere a la marcha aunque reconoce la politización, y la Asociación de Fiscales,  que irá a Buenos Aires pero a manifestar su silencio frente al despacho donde trabajaba Alberto Nisman.

Los fiscales provinciales

Los fiscales provinciales de Rosario optaron por despegarse de la marcha de fiscales federales, porque  consideran que “está politizada”. El fiscal de Cámara Guillermo Camporini detalló a Rosarioplus.com “tres objetivos del silencio”. Precisó que será “en homenaje y duelo ante la muerte de un colega, en adhesión al dolor de la familia ante al pérdida del ser querido, y para reclamar silencio a todos los sectores y dejar trabajar”.

Sobre este último punto, Camporini detalló que los fiscales locales están “convencidos de que hay que dejar que la fiscal pueda trabajar con objetividad, y la jueza resolver con la independencia y la imparcialidad necesarias”.

El fiscal de Cámara aseguró que los fiscales locales sienten la necesidad de manifestarse en silencio, pero se diferencian de la Federación Argentina de Magistrados (que se moviliza hacia la Plaza de Mayo), y se identifican con la Asociación Argentina de Fiscales, que se reunirá en el UFI-AMIA, donde se encuentra el despacho de Alberto Nisman.

El Colegio de Abogados

El Colegio de Abogados local manifestó que adhiere a la marcha del silencio, tras la votación de su Comisión Directiva, en que 9 abogados votaron a favor de la adhesión, dos en contra, y uno se abstuvo.

Los reclamos consensuados fueron: “Necesidad de institucionalidad, respeto a la división de poderes (es decir la no intromisión de uno al otro), y la necesidad de que la justicia actúe con las máximas exigencias”.

También la entidad que representa a los abogados rosarinos manifiesta su preocupación (a pesar de su adhesión) por los acompañamientos políticos a esta marcha, “que aprovechan la situación para tratar de sacar rédito político en un año electoral”, según detallaron. 

Los trabajadores judiciales

Por su parte, y en coincidencia con este punto, el representante del Sindicato de Trabajadores Judiciales de Santa Fe, Juan Nucci, detalló a Rosarioplus.com que no adhieren a la marcha del silencio porque entienden que “se ha transformado en un acto político opositor fogoneado por superiores de la fiscal Fein, que irresponsablemente hablan de magnicidio, como Sanz, y eso es condicionante para su investigación”.

Según los empleados judiciales, es una incoherencia “pedir justicia cuando la justicia la hacemos nosotros”, pero evaluó que esto sucede porque los que convocan son “un grupo de fiscales que tienen relaciones con los sectores conservadores, por lo que es un acto político, con gente como Cecilia Pando”.

En coincidencia con los fiscales provinciales y también con el Colegio e Abogados, los empleados piden “dejar la justicia trabajar en tranquilidad y sin presiones”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo