sec-corbata

La Policía Comunitaria llegará a otros ocho barrios

“El que diga que Rosario es sólo violencia, no quiere a esta ciudad. No pactamos con las mafias ni con el narcotráfico”, lanzó la intendenta en la apertura del período de sesiones ordinarias

La intendenta Mónica Fein inició este jueves el período 2015 de sesiones ordinarias en el Concejo Municipal con un discurso de una hora y media que en el primer tramo orientó a repasar su gestión: entre otras cosas, anunció que la Policía Comunitaria trabajará en ocho barrios más, pidió por las “fuerzas federales” en la lucha contra el narcotráfico y afirmó que su gobierno “no pacta con las mafias ni el narcotráfico”. La jefa municipal imbricó en su discurso tanto la gestión municipal como la del gobierno provincial, y sólo en un par de ocasiones reconoció alguna actitud de la Nación, como en el caso de la recuperación del aeropuerto Islas Malvinas y en el rescate de los ferrocarriles.

“Como lo venimos haciendo desde sus inicios, estamos participando activamente en la implementación de la Policía Comunitaria. Esta nueva fuerza ha comenzado a funcionar exitosamente durante 2014 en dos sectores de la ciudad. Con gran expectativa quiero anunciarles hoy, aquí, que durante el mes de abril esta experiencia va a extenderse a los barrios: Tablada, Tiro Suizo, Abasto, Pichincha, Echesortu, Belgrano, Fisherton y Arroyito", planteó la intendenta.

En el largo texto que leyó ante un Palacio Vasallo colmado de militantes del socialismo y funcionarios, Fein se defendió además de algunas de las críticas de sus opositores: “No esquivo responsabilidades. Soy intendenta para hacerme cargo de todos los problemas de los rosarinos”.

En 2013, la situación de violencia en la ciudad, apuntalada por el avance del narcotráfico, explotó al punto de perpetuarse en un atentado contra la casa del gobernador Antonio Bonfatti. Al respecto, afirmó: “Más allá de las presiones o las amenazas, como al mismísimo gobernador, nosotros no pactamos con la mafia ni con el narcotráfico, ni con los sectores de la policía implicada. Nosotros no pactamos”.

A partir de la relación denunciada entre policías y sectores de narcotráfico, el gobierno comenzó a realizar una purga hacia el interior de la fuerza y una reestructuración de la misma. Sin referirse a las polémicas que se desprenden al respecto, Fein aseveró que brinda su “apoyo a una profunda reforma policial que después de cien años está llevando adelante el gobierno provincial”.

Luego contextualizó el desarrollo del narcotráfico en Rosario. “En nuestra ciudad desembocan rutas nacionales importantes, que conectan con las fronteras, y que se recuestan con el Paraná”, dijo y agregó que “el mercado de drogas es uno de los más redituables” y que terminan introduciéndose en el “mercado legal”.

Recalcó que “las causas de crímenes complejos, como narcotráfico y armas, siguen siendo llamativamente menores en los Tribunales”, y pidió por “las fuerzas federales” y ayuda de la Justicia Federal.

Repaso de gestión

Fein hizo una larga contextualización sobre los últimos años, marcando el contraste de la gestión socialista en contraste con las concepciones neoliberales que imperaban durante el menemismo y -sin mencionarlos- en las gobernaciones de Carlos Reutemann y Jorge Obeid. Así volvió a reprochar la privatización del Banco Provincial de Santa Fe. A su lado, las autoridades anfitrionas contenían gestos y bebían agua para disimular su disenso por lo que oían: eran Miguel Zamarini (PS), Norma López (FpV) y María Julia Bonifacio (Pro).

La intendenta destacó la mecánica del Presupuesto Participativo, la red de “300 organizaciones en veinte mesas barriales”, y las políticas en cuanto a perspectiva de género, movilidad e inclusión social.  “Lo saben los vecinos de las calles Carrasco y French, de Ameghino, donde las hemos abierto, lo saben en Las Flores, barrio que en el 2001 fue reprimido a balazos y hoy ve crecer allí una escuela y un hospital”, dijo.

Reclamó a la Legislatura que no vuelva a rechazar la inclusión de Rosario en el reparto del Fondo de Obras Menores, y denunció que “en 2016 se cumplirán 20 años de violación de la Constitución nacional sobre coparticipación de impuestos: el federalismo es fiscal o no es federalismo”, marcó.

“A pesar de que sufrimos la estigmatización de ciudad violenta por propios y extraños, Rosario se consolidó como destino turístico”, fustigó, y despertó otra tanda de aplausos en las gradas, y miradas réprobas en las bancas opositoras

Repasó las urbanizaciones encaradas, el trabajo de recuperación de los barrios Fonavi, y recordó las obras de cloacas en 31 barrios. “Esas obras las puede hacer cualquier gobierno, pero con el criterio de participación de vecinos con el que las hemos hecho, eso sólo lo hace un gobierno progresista”, puntualizó.

Señaló Fein la nueva licitación del sistema de transporte público que habrá de hacerse este año y pidió “discutir seriamente y sin demagogias, porque el interior recibe la mitad de los subsidios al transporte que percibe Buenos Aires y su área metropolitana”.

Destacó su política de salud pública -”Este año invertimos $4,5 millones por día”, dijo- y reveló que ese trabajo logró reducir del 30 al 22% la ocurrencia de embarazos adolescentes que se atienden en los efectores públicos. 

Llamó a “no propiciar antagonismos ficticios” y pidió “respeto por la independencia de poderes y los adversarios políticos”, tras lo cual se ufanó de “no tener ningún caso de corrupción en la gestión”. 

“Quien diga que Rosario es sólo violencia es alguien que no conoce, o peor aún, no quiere a esta ciudad”, culminó la intendenta, ante el aplauso sostenido de los asistentes.

 

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo