sec-corbata

Jugadoras de Central denunciaron al padre de una rival

Revelaron que en el último partido contra Atalaya, el padre de una jugadora les profirió insultos durante el cotejo. Exigen una sanción ejemplar, en el día en que el país se moviliza contra la violencia de género

El plantel de la primera división del basquet femenino de Rosario Central
 

 

Este miércoles, a horas de la marcha #NiUnMenos, desde el Club Rosario Central trascendió que sus jugadoras del primer plantel de basquet femenino fueron objeto de agresiones durante un partido. El relato, narrado en primera persona por las propias jugadoras a través de un comunicado de prensa, impacta. Es que además de los agravios sufridos, el agresor denunciado profería los insultos e invitaciones sexuales en presencia de su propia hija, que jugaba en el equipo contrario.

Bajo el título de “Cobarde agresión a nuestras jugadoras”, las basquetbolistas de Central  dieron a conocer la sucedido. Señalaron como el autor de la agresión al padre de una de las jugadoras del Club Atalaya, equipo al que enfrentaron por una fecha del torneo oficial. 

Las deportistas exigieron una “sanción ejemplar” para el agresor y advirtieron sobre cómo “nuestro querido básquet femenino se está tornando en ciertas ocasiones en un ambiente hostil y negativo”. Y exigieron: “Basta de faltarnos el respeto! somos sus hijas, sus madres, sus esposas, sus nietas, sus mujeres! basta!”.

En primera persona

Este relato es un resumen de una situación bastante desagradable que nos ha tocado vivir ayer, en el encuentro de la primera fecha de la segunda rueda de nuestro torneo rosarino femenino de básquet, donde nos enfrentamos al Club Atalaya en condición de local, en el cruce Alberdi. Pese al contexto bastante desfavorable y al resultado anecdótico que nos llevó a la derrota en nuestra propia cancha, durante todo el desarrollo del partido recibimos todas las jugadoras de Central, insultos, agravios e "invitación" a acciones irreproducibles por parte del padre de una de las jugadoras más importantes del club Atalaya.

No conforme con la actitud denigrante hacia cada una de nosotras, finalizado el partido, se enfrentó el mismo hombre a insultos con madres y niñas de nuestro club, refiriéndose a ellas de la misma manera. Posterior a esto, una de nosotras se acercó enojada a la tribuna a descargar su indignación contra él, y en el momento del intercambio de palabras, el padre de otra integrante del equipo de Atalaya decide tomar su teléfono celular y filmar el momento. Demás  está  aclarar que lo único demostrable de toda la situación es este video, el cual nos deja en muy mala actitud a todas nosotras que recibimos insultos y proposiciones sexuales dos horas seguidas. Esta “práctica” de las filmaciones caseras no nos son desconocidas puesto que el año pasado en el marco de las finales, cuando el rival era el Club Ben Hur, y tras recibir una agresión física descalificante, una de nosotras por parte de una jugadora del club rival, la reacción de la nuestra también fue filmada y publicada en las redes sociales…

En el marco de la lucha por los derechos de la mujer y la campaña contra el femicidio, como también contra la misoginia, creemos inaceptable que esta situación pase desapercibida, porque las cosas que nos ha dicho este hombre a cada una de nosotras, es merecedora del repudio, de la denuncia pública. Queremos que esto no suceda más, porque así como han faltado el respeto a los gritos, desde una tribuna a mujeres adultas, esto le puede suceder a niñas, e incluso a la propia hija de este degenerado poco hombre.

Esperamos entre todas una respuesta favorable y que la persona a la que hacemos mención sin nombrar, pero que el básquet femenino de la ciudad conoce muy bien dado sus antecedentes violentos, reciba una sanción ejemplar puesto que nuestro querido básquet femenino se está tornando en ciertas ocasiones un ambiente hostil y negativo.

Estamos convencidas después de lo vivido en la jornada de anoche, que por “poco hombre” como éste el 3 de junio del 2015 todas/os, cada uno desde su lugar, en todo el país, estaremos marchando.

Basta de faltarnos el respeto. Somos sus hijas, sus madres, sus esposas, sus nietas, sus mujeres. Basta.

1º División Basquet Femenino Rosario Central

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo