Hay que aguantar hasta el sábado

El calor y la humedad no aflojan. Apenas si el cielo nuboso da cierto alivio para no tener que soportar los rayos de un Febo que todavía no se aleja.

Nada mejor puede esperarse si el día clarea ya con 22 grados cuando todavía no se ve el sol. Hoy la máxima llegará a 33 grados centígrados, y de aquí hasta el viernes irá en aumento hasta llegar a un pico de 38°C. Recién entonces sí, dice el Servicio Metereológico Nacional, el cielo se romperá en mil pedazos y caerá una buena lluvia que refresque el sábado y clausure el verano de una buena vez por todas.

MIentras tanto, a bancarse el típico calor rosarino. Que no se descomponga el aire acondicionado, y que haya a mano sólo ropa livianita y fresca. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo