sec-corbata

Evo echó a un ministro por la fuga de un empresario preso

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destituyó a su ministro de Gobierno por la fuga de un empresario peruano que fue asesor del mandatario peruano Ollanta Humala

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destituyó a su ministro de Gobierno (equivalente al ministro del Interior en Argentina) por la fuga del empresario peruano Martín Belaunde Lossio, ex asesor del mandatario peruano Ollanta Humala y cuya extradición al país vecino estaba en trámite.

Luego de disponer el alejamiento de Hugo Moldiz del cargo, el gobernante criticó a los mandos policiales por la falta de profesionalismo, ya que antes del peruano Belaunde se habían fugado al menos otras seis personas que tenían casos judiciales abiertos en Bolivia. "Lamento mucho los sucesos por culpa de algunos malos policías", apuntó Morales.

El jefe de Estado boliviano nombró a Carlos Romero como nuevo ministro y le encargó realizar esfuerzos para la recaptura de Belaunde, quien huyó de la residencia de una prima en un barrio de La Paz, a pesar del que el domicilio estaba vigilado.

"El gobierno ha tenido mucha paciencia con la Policía. No es la primera fuga. No es posible que desaparezcan y tienen que ser procesados quienes protegen a los delincuentes", remarcó.

Belaunde Lossio se fugó de la casa de su prima donde cumplía un arresto domiciliario a la espera de su extradición, autorizada la semana pasada por la justicia boliviana.

Los policías que estaban encargados de su custodia reportaron la fuga con tres horas de demora a sus superiores. Diez civiles y tres policías fueron detenidos en Bolivia tras la huida de Belaunde.

También fue aprehendido Jorge Valda, abogado en Bolivia del empresario peruano. Siete de los 13 detenidos eran familiares de Belaunde, quien fue activo dirigente en las campañas proselitistas de Humala en 2006 y 2011, reportó la agencia DPA.

Cuando su amigo llegó a la presidencia de Perú, se dedicó a actividades empresariales que -según se probó después- estaban relacionadas con negocios irregulares con el Estado.

Al sentirse descubierto pasó a la clandestinidad el año pasado y no se supo de su paradero hasta que reapareció en enero en Bolivia, donde ingresó ilegalmente, para pedir refugio con el argumento de que es un perseguido político.

Bolivia le pidió repetidamente a Perú que retirara la solicitud de extradición, con lo que se podría pasar a la figura más fácil de la expulsión.

No obstante, el presidente Humala se negó, lo que alimentó especulaciones de que quiere ayudar a su ex aliado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo