El fútbol Americano tiene sus fans en Rosario

La liga rosarina, bautizada Rosario Football League, inicia su tercer año de competencia y sigue sumando adeptos

El pasado primero de febrero, aunque tan solo fuera por unas horas, el Fútbol Americano se hizo popular en Argentina. Ese día se jugó la final (en EE.UU. se llama “Super Bowl” y en buena parte de américa latina abusaron de literalidad y le dicen “Super Tazón”) entre los New England Patriots y los Seattle Seahawks. Buena parte de los televidentes rosarinos de aquella noche de domingo ya no deben recordar quién resulto ganador, pero existe un grupo de aficionados que no solo saben el resultado, sino también que todavía están sorprendidos porque la última pelota no fue entregada a Marshawn Lynch.

Estos últimos, un grupo de entusiastas deportistas, conforman la Rosario Football League (RFL). Actualmente, esta liga está integrada por tres equipos (Celta, Orcos y Espartanos, este año se suman las Hienas) y cuenta con la participación de 45 jugadores afiliados a la liga, además de un campamento de 30 novatos (los jugadores pertenecen a la liga, no a los equipos, y  “campamento” se le llama a la sucesión de entrenamientos que un aficionado o novato debe llevar adelante para transformarse en un jugador de la RFL).

En 1996 Guillermo Higa, seducido por el juego de los Dallas Cowboys y los Pitsburg Steelers, decidió contactarse con Álvaro Martin (comentarista estrella de la cadena ESPN) en el medio de una de las transmisiones para comentarle de sus intenciones de comenzar a practicar el deporte en el Rosario. Martin leyó le mensaje y motivó a que todos los rosarinos que estaban mirando el partido (apenas una docena) se uniesen. El periodista no se quedó en el protocolo de arengarlos y desde la ciudad norteamericana de Bristol envió pelotas y equipamiento.

En casi 20 años el crecimiento de este deporte se fue dando de manera paulatina y con altibajos. Comenzaron practicando Flag Football: el mismo deporte pero con menos jugadores y con una menor cuota de contacto violento. El archivo de la RFL marca al Big Irish Team cómo el primer mito de este deporte en Rosario. Tuvo su merma a comienzos de siglo, y ya entre los años 2008 y 2012 apenas si se ugaron un par de partidos.

El despegue de la liga se dio hace dos años, cuando Jorge Mardelli y Pablo Catalá, rosarinos que compitieron en la liga de Buenos Aires, volvieron a la ciudad y apostaron por retomar la práctica del deporte en la ciudad. Así la Rosario Football League armó su estatuto, organigrama, departamentos y estructura y volvió a competir de manera sostenida durante todo el año. Consecuencia de ello los Samurais (apodo del seleccionado rosarino que hace referencia al linaje nipón de Higa) compitió contra Córdoba en lo que fue un hito de este deporte.

Hace unos días, abrió el campamento 2015 y todavía hay tiempo hasta mañana para unirse y participar de un deporte alguna vez calificado como “el juego perfecto”. Actualmente la RFL (www.rfl.com.ar) funciona en el Club Fábrica de Armas Domingo Matheu (Andrade 3350) y subsiste exclusivamente de la cuota que pagan sus jugadores. Si bien hubo acercamiento de algunos políticos, ni el Estado ni los privados acompañan actualmente el crecimiento de este deporte. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo