sec-corbata

El día que Estados Unidos huyó en helicóptero de Vietnam

La imagen del último helicóptero Chinook elevándose desde la terraza de la embajada de los Estados Unidos con un grupo de ciudadanos de ese país retirándose para siempre de la asediada Saigón quedó como el símbolo del fin de la guerra de Vietnam, hace 40 años, que conmovió al mundo y asestó a Washington su mayor derrota militar y ética.

El conflicto bélico desarrollado entre 1959 y 1975 para impedir la reunificación de Vietnam bajo un gobierno comunista, aún perdura como la gran derrota de Estados Unidos en materia bélica, quien participó de la batalla contra el Viet Cong (respaldados por China y la Unión Soviética).

Mientras el helicóptero se elevaba, los milicianos del Vietcong acelerados se preparaban para tomar la sede diplomática estadounidense. Ese 30 de abril de 1975, hombres, mujeres y niños sobre la pista de aterrizaje del edificio protagonizaron escenas de violenta desesperación.

Muchos eran funcionarios civiles de los gobiernos pro Casa Blanca, que en su intento de escapar intentaron aferrarse a las ruedas de los helicópteros: los marines sobre los helicópteros les pegaron con culatazos a los brazos para desprenderlos. Varios murieron, otros desparramados con sus brazos quebrados.

Peleas por subir y escapar de Saigón ante el avance del Vietcong

Saigón cercada 

Alrededor de medio millón de soldados estadounidenses fueron a Vietnam, de los cuáles más de 58 mil nunca regresaron vivos a su país. Los heridos, mutilados y afectados psicológicamente se estima que superan los 300 mil. A su vez, dos millones de vietnamitas murieron en la guerra, muchos de ellos alcanzados por el "agente naranja", letal sustancia tóxica.

Los últimos días antes de la caída de la ciudad, buena parte del territorio del sur ya estaba en manos del Frente de Liberación Nacional (FLN). En Saigón, en cuyos alrededores se habían amontonado más de un millón de desplazados, se respiraban aires de derrota.

Como en un juego con fichas de dominó que se van desplomando una tras otra, las ciudades de Xuan Long, Trang Ban, Han Tang, la poderosa base de Bien Hoa, entre otras, fueron cayendo en poder de los guerrilleros. Los soldados survietnamitas arrojaban sus armas y emprendían la huida.

La huida y la hora del derrumbe

El presidente de Estados Unidos, Gerald Ford, emitió una orden secreta a su embajador en Saigón, Graham Martin: iniciar la "Opción IV", es decir, la salida definitiva de los últimos ciudadanos estadounidenses y aliados locales aún en Saigón.

Para ser ejecutada, la orden tenía una clave: la American Radio Service debía difundir la frase código "la temperatura es de 105 grados Fahrenheit", acompañada por la voz de Bing Crosby cantando "Queremos una navidad blanca". Fue emitida el miércoles 29 a las 22.15.

Los últimos infantes de marina, hicieron explotar las instalaciones de la embajada, subieron al Chinnok junto con personal superior de la CIA y las hélices comenzaron a girar. 

(Télam)

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo