El campo duplicó la liquidación de dólares en la última década

En un contexto donde el gobierno nacional necesita seguir aportando dólares, su mayor “socio” en este asunto continúa siendo el campo desde hace diez años

Tras meses de insistencia por parte del gobierno nacional para conseguir dólares, sobre todo para hacerle frente a los compromisos de deudas en este 2015, una vez más el sector agrícola se posiciona como quien tiene la billetera fresca para aportar. Para este año se estima que se llegará a las 55 millones de toneladas de soja, englobadas en un total de 100 millones de toneladas con el resto de los granos.  

Si bien la industria movilizó los motores de la última década, el agro fue el mayor aportante: el ingreso de dólares por parte de la agricultura pasó de 11.055 millones de dólares en 2004 a 24.051 millones en 2014, según consigna la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Esta duplicación se debe a que entre el primero de enero de 2004 y el 31 de diciembre de ese mismo año, se liquidaron los mencionados 11.055 millones de dólares, por lo que teniendo en cuenta que en 2014 fueron 24.051 millones, "representa un incremento del 118 por ciento respecto de la liquidación del año 2004", según información basada en datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

¿Por qué aumentó tanto?

Cambio de paradigma en la productividad

El principal motivo se debe al crecimiento de la producción, en gran parte por un cambio en la aplicación tecnológica, es decir, se fomentó el sistema de “siembre directa”, lo que potenció fuertemente al agro. Argentina produjo cerca de 69,7 millones de toneladas de cereales, oleaginosas y otros cultivos (algodón, maní y poroto) en la campaña 2003/04, mientras que en la campaña 2013/14 la producción de estos bienes rondó las 110,7 millones de toneladas, es decir, 54 por ciento más.

El polo del crushing: expansión de la industria oleaginosa

La expansión de la industria oleaginosa nacional en el período también aportó lo propio: la capacidad de molienda de semillas oleaginosas (de ellas puede extraerse aceite, comestible e industrial) pasó de 97.546 toneladas por día en 2003 a 206.931 toneladas diarias en la actualidad, con un crecimiento aproximado del 122 por ciento, según el especialista Julio Calzada de la BCR.

Viento de cola en los precios internacionales

Si bien la siembra directa fue determinante, sin los precios internacionales no se podría haber tocado tal crecimiento: el valor de la tonelada de soja era de 294 dólares en enero del 2004, y en 2014 ha tocado los 532 dólares. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo