sec-corbata

Dos custodios del fiscal fueron pasados a disponibilidad

Por negligencia, por falta de profesionalismo o por no alertar en un tiempo adecuado sobre el silencio durante horas del fiscal Alberto Nisman. Lo cierto es que los dos custodios que el domingo de la muerte estaban a cargo de la custodia fueron pasados a disponibilidad.

Se trata del suboficial Armando Niz y el sargento Luis Miño, ambos de la Policía Federal, quienes “fueron apartados a partir de las primeras conclusiones arrojadas por el sumario administrativo", según indicaron a Télam.

El turno que cubrieron ese domingo comenzó a las 11, pero recién cerca de las 22.30 notificaron a sus superiores de la situación, cuando ya habían comprobado que el hombre que estaba en apariencia muerto en el suelo del baño era el fiscal Nisman.

La resolución fue firmada por el jefe de la Policía Federal, comisario general Román Di Santo. Además del sumario administrativo, Niz y Miño habían declarado ante la fiscal que lleva el caso, Viviana Fein, y sus exposiciones habrían reflejado contradicciones, sobre todo en los horarios.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, comentó que después de años de custodiar al fiscal se habían relajado y que principalmente hacían tareas de cadetería que el mismo fiscal les encargaba. Incluso, se piensa que deberían haber realizado una estrategia particular de seguridad para el fiscal luego de que éste presentara la denuncia en la que acusó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner debido a su relevancia. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo