¿Dónde están el piloto y el paraguas?

Este viernes pinta raro. Según anuncian, será una jornada de intenso calor que servirá de previa para la llegada de la lluvia. Y sí, parece que el fin de semana habrá que hacer planes bajo techo.

Las altas temperaturas que se instalaron durante varios días se despiden con las precipitaciones que se anuncian para la tardecita. Hasta entonces habrá que soportar el calor y la humedad. La mínima pronosticada es de 18 grados y la máxima de 29.

Después de tanto calor, la lluvia es lógica. Y por eso se va a quedar un buen rato. El Servicio Meteorológico anuncia un sábado pasado por agua y temperaturas mucho más bajas para el domingo. Con mínimas de 10 y máximas de 17, el otoño volverá a ser otoño.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo