sec-juego

Cuando el tenis es blanco de bromistas y activistas

El último domingo, después de de la victoria del suizo Roger Federer en Roland Garros ante el colombiano Alejandro Falla, un adolescente burlo a la seguridad del estadio y salto a la cancha para sacarse una selfie con su ídolo causando gran enojo en el ex número uno del mundo. 

 

El ingreso de desconocidos durante el desarrollo de algún partido de tenis no es una novedad, con el correr de los años son muchos los que se animaron a sortear las vallas para conseguir un autógrafo, sacarse una foto o simplemente llamar la atención.

Una protestante anónima entró antes de que se juegue la final masculina de singles de 1996 en Wimbledon. 

 

En 2002, también en Wimbledon.  Esta vez fue el turno de Mark Roberts, que se puso a bailar desnudo e hizo estallar en risas a todo el público.

 

En 2003, durante la final de varones del Roland Garros. un protestante ingresó con un set de pelotas atadas a la cintura.

En 2006, durante el abierto de Rotterdam, un hombre entró vestido sólo con un tutú y en el pecho la frase “¿Nuevas bolas?”

   Tambié en Rotterdam, en 2008, un protestante vegano interrumpió el certamen para pedir que se detenga el tráfico de monos
JimmyJump es un profesional, tiene un largo historial interrumpiendo eventos convocantes. Esta vez fue durante el Roland Garros de 2009, y la víctima, de nuevo, Roger Federer.
En 2013, en Roland Garros, un protestante francés interrumpió la final que disputaban Nadal y Federer con una bengala encendida.
 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo