sec-corbata

Cruces entre médicos, gobierno y municipales por "aprietes"

Primer acto. Este miércoles, se registró un tiroteo entre vecinos en la zona de El Mangrullo y el centro de salud municipal del barrio queda en el medio. El dispensario cierra su atención al público y empleados piden custodia policial. Tras promesa de tener patrullaje de la Policía de Acción Táctica, reabre sus puertas.

Segundo acto. La secretaria general de la Asociación de Médicos de la República Argentina delegación Rosario (Amra), Sandra Maiorana, asegura que lo sucedido en El Mangrullo “no es aislado” y denuncia públicamente que algunos profesionales reciben “aprietes” del gobierno local para no denunciar hechos violentos que se registran en centros de salud de barrios calientes de la ciudad.

"La mayoría de los médicos que trabajan en los centros de salud están haciendo hoy su formación como generalistas y si abren la boca, pierden la residencia. Los mandan a determinados lugares y si ellos no van, no aprueban una rotación. Esto no es la primera vez que pasa, en el resto de los centros que reabren los médicos no quieren ir porque corre riesgo su vida", dispara.

Tercer acto. El secretario de Salud Pública de la Municipalidad, Leonardo Caruana, niega que existan aprietes y critica a la dirigente de médicos por considerar que está “plantada en un posicionamiento político e ideológico contrapuesto con la salud pública".

Cuarto acto. Entra en escena el secretario del Sindicato de Trabajadores Municipales, Antonio Ratner, quien asegura que “no le constan” los aprietes y remarca que los municipales trabajan “junto a los médicos, no tapamos la violencia".

De todos modos, más allá de los cruces y diferentes posturas, hay algo en lo que todos los actores están de acuerdo: sí hay violencia en los centros de salud, “como en las reparticiones municipales, como en las áreas de inspección, nosotros denunciamos permanentemente estos hechos", reconoce Ratner.

Vale recordar que más allá de lo sucedido esta semana en El Mangrullo, a mediados de enero, hubo dos asaltos seguidos a personal del centro de salud ubicado en barrio Toba. Desde allí se quejaron porque tras la salida de las fuerzas federales “falta presencia policial” en la zona. Reabrieron con la incorporación de un guardia.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo