sec-reposera

Científicos rosarinos inventaron un helado saludable

Un grupo de investigadores rosarinos está desarrollando la receta de un helado con menos niveles de colesterol, sin que pierda su volumen y cremosidad que tanto gusta a multitudes

Para dar respuesta a la creciente demanda de alimentos funcionales que sean a la vez sanos y ricos, un grupo de investigación del Instituto de Física Rosario (IFIR) y de la Universidad Nacional de Rosario está desarrollando la receta de un helado especial, un helado “saludable” con menos niveles de colesterol. Lo fundamental es mantener la dulzura y cremosidad que los caracteriza. Nada de helado light en balde, no señores.

“Teniendo en cuenta que el helado es un producto de consumo masivo y que es muy elegido por la gente, nos planteamos desarrollar bases para helados de crema, que consisten en una mezcla de leche entera y crema de leche”, señaló María Eugenia Hidalgo, becaria posdoctoral del CONICET, que trabaja en el proyecto en el IFIR y en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR.

La investigación en helados más saludables es impulsada por 16 investigadores rosarinos, y la dirige el doctor Sergio Rozycki, del Instituto de Tecnología de Alimentos de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral.

El interés en este tema surgió de dos cuestiones, según indicó Hidalgo: “Primero por la demanda de los consumidores de tener en el mercado productos que tengan un beneficio para la salud y, por otro lado, por las tantas enfermedades derivadas de la mala alimentación, como la obesidad, la celiaquía y la diabetes, entre otras”.

Es que es cierto, a la hora de elegir un postre, el helado es uno de los preferidos por la frescura, la cremosidad, y la diversidad de gustos que presenta. Pero cada vez son más las personas que padecen enfermedades alimenticias.

Patricia Risso, directora del grupo de investigación, explicó que el colesterol es generado por el propio organismo, y si se lo consume en exceso a través de los alimentos, puede desencadenar serios problemas cardiovasculares.

 “Está comprobado que entre el 40 y el 60 por ciento de los infartos que se dan en la Argentina son debido a hipercolesterolemia”, detalló Risso. Por este motivo, el grupo rosarino se dedica a extraer de los alimentos el colesterol pero sin quitar la materia grasa “para no perder lo más rico que tiene el producto: la untuosidad, la textura, la cremosidad, y los beneficios nutritivos, como el aporte de vitamina A, vitamina E y ácido linoleico, que son aminoácidos esenciales”.

Según los estudios que el grupo llevó a cabo, se quitaron porcentajes de colesterol superiores al 80%. El paso que sigue consiste en hacer estudios a nivel microscópico a las bases con colesterol reducido, para determinar si esa extracción generó cambios en la estructura proteica o en la textura del producto, trabajo que se realizará con la doctora Bibiana Riquelme (IFIR-UNR).

Con la colaboración de la licenciada Luciana Biondi del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), está previsto adicionarle a las bases optimizadas un probiótico, que es un microorganismo que otorga beneficios para la salud de las personas. Risso, al respecto, señaló que “el probiótico activa la flora intestinal y eso es beneficioso para todo el sistema inmunológico”. En un principio los probióticos se crearon para personas que tenían una deficiencia intestinal de este tipo.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo