sec-juego

Central rescató un punto que le sirve para seguir arriba

 

Otra vez regaló un tiempo pero esta vez no lo ganó. Rosario Central no jugó bien durante la primera mitad, reaccionó en el complemento y empató 1 a 1 ante Atlético de Rafaela en un partido de ida y vuelta que tuvo de todo. Hubo un penal, un expulsado, un gol de taco y hasta una condenable agresión contra el árbitro Germán Delfino.

Iban 18 minutos de juego cuando Atlético se puso en ventaja. Jonathan Ferrari, que debutaba como titular, le cometió un claro penal a Federico González y Juan Eluchans lo cambió por gol. En ese momento Central no se mostraba cómodo en la cancha y el tanto lo desorientó todavía más. De hecho, el Canaya ni siquiera inquietó cuando quedó en superioridad numérica por la expulsión de Bastía.

Como en fechas anteriores, Eduardo Coudet debió meter mano en el entretiempo. Para jugar la segunda mitad ingresó Franco Niell en lugar de Ferrari. Villagra se fue a la derecha, Aguirre se convirtió en lateral izquierdo y el equipo se adelantó unos metros para buscar el empate. Y lo consiguió pronto. A los dos minutos Cervi asistió a Marco Ruben que definió de taco para poner el 1 a 1 que sería definitivo. Otra vez se encontraron el 10 y el 9.

Después Central generó varias. Lo tuvo Aguirre, Ruben y un par de veces Niell, pero esta vez al Canaya sólo le alcanzó para un empate. Sobre el final, la polémica. Sánchez tomó a Ruben dentro del área. Pareció penal, pero Delfino amonestó al delantero Canaya por protestar.

El Chacho siempre remarca la necesidad de no dormirse en ningún tramo del partido pero este domingo volvió a pasar. Central hizo poco en el primer tiempo y aunque empujó durante todo el complemento sólo cosechó un punto. Más allá de todo, por ahora, le alcanza para seguir arriba.

 
Foto home: Gentileza de Juan José García

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo