Camioneros desconoce a “los encapuchados” del incendio

El sindicato negó vínculos con los choferes que reaccionaron en la planta cerealera de General Lagos y la incendiaron. Un dirigente asegura que allí actuaron personas encapuchadas

El Sindicato de Camioneros de Santa Fe se apartó de los disturbios ocasionados por un grupo de camioneros encapuchados en la planta cerealera de Dreyfus, y repudió ese accionar.

“Estamos mal y nos da pena la situación, porque por más que haya problemas de demoras, no estamos a favor de este tipo de reacciones”, explicó a Rosarioplus Mauro Ramos, integrante de la comisión directiva del Sindicato de Conductores de Camiones Obreros y Empleados del Transporte Automotor de Cargas de Santa Fe.

En primer término se aseguró de afirmar que fue un grupo de encapuchados, que “no se sabe si son camioneros, choferes dueños o qué”, quienes ocasionaron los disturbios. Incluso ante la consulta sobre si están sindicalizados, respondió que no lo pudieron comprobar.

Así lucía este miércoles por la mañana el ingreso a la planta de Dreyfus
 

 

Este martes al anochecer, un grupo de 300 choferes reaccionó con vehemencia -incendio de planta y enfrentamiento con la policía incluido- ante la demora y las malas condiciones de espera a la que son sometidos año tras año, por falta de celeridad en despachar la descarga en la multinacional Louis Dreyfus Commodities, que tiene su terminal portuario y planta de acopio y harinas sobre la ruta 21, en la localidad de General Lagos.

¿Qué hay detrás de las demoras?

Esta circunstancia data de hace años, cuando el transporte de la mano del boom sojero comenzó a saturar las terminales portuarias, y los camiones empezaron a tener que esperar a la vera de la ruta, como si fueran silos rodantes. “Es una problemática anual, a esta fecha de cosecha gruesa tenemos compañeros tirados con el camión al lado de la ruta, expuestos a la inseguridad y a condiciones malas”, explicó Ramos.

Detrás de esta situación suscitan problemáticas actuales: por un lado las paritarias como un condicionante, incluso desde el gremio aceitero acusaron a la misma Dreyfus de crear “un  clima hostil en medio de la negociación salarial”.

Otro condicionante que talla en el conflicto es que las plantas de acopio y cooperativas envían a los camioneros a las terminales sin cupo, para apurar la entrega de granos. Esto provoca congestión y demoras alrededor de los puertos, y las consecuencias posteriores. “La verdad es que la logística no depende de nosotros, sólo somos transportistas. Lo mismo que cuando las empresas envían sin cupo a descargar a las terminales. Es un tema de logístico y comercial”, finalizó Ramos.

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo