A la corta o a la larga consigue el objetivo

El rendimiento de cada camiseta canaya explica el triunfo edificado en el Gigante vacío. Y la N° 9 volvió a ser la del héroe de la tarde

Caranta: Bien en el primer tiempo, con dos intervenciones acertadas. En el complemento, tras un error de cálculo, protagonizó un blooper que no terminó en gol de milagro.

Villagra: Correcto en la marca. Siempre tuvo la intención de salir jugando por abajo. Pero pasó muy poco al ataque.

Gómez Andrade: Fue el más seguro de la última línea. Poco ortodoxo, como de costumbre, rechazó cada pelota que le pasó cerca. En el complemento, hasta se animó a jugar por abajo.

Donatti: Flojo primer tiempo. Cometió dos yerros graves que los rivales no supieron aprovechar. Mejoró en el segundo tiempo.

Gómez: Mal partido. Cometió seis de las veinte faltas del equipo. Le costó la marca en su sector, y casi no se proyectó.

Barrientos: No estuvo claro con la pelota. Indeciso. Volvió a ser el que más probó al arco, pero con poca confianza y menos puntería. Bien reemplazado.

Domínguez: En la primera parte la pasó factura su inactividad. Pero el ingreso de Colman lo potenció. Encontró un socio para llevar la pelota por abajo. Cumplió.

Fernández: Muy acelerado. Jugó su peor partido en Central. Cometió errores de manejo y de distribución. Por si fuera poco, lo expulsaron por una torpeza antes del final del primer tiempo.

Niell: Casi no entró en juego. Fue víctima del bajo volumen de juego del equipo en el primer tiempo. La expulsión de Fernández lo perjudicó, fue reemplazado en el entretiempo.

Ruben: Había estado cerca en el primer tiempo, tras un cabezazo de Domínguez. Pero en el complemento no falló. Facturó la que tuvo, y volvió a ser el héroe de otro triunfo Canalla.

Cervi: Participó poco. Pero se anotó con otra asistencia, la tercera del torneo. Esta vez, dejó su sello tras un pase en cortada para la letal diagonal de Ruben.
Ingresaron desde el banco:

Colman: Como había sucedido en Bahía Blanca, su ingreso fue clave. Desde su pie, y su movilidad, potenció al resto. Desde su visión de juego, nació la acción del gol. A veces arriesga demasiado. Pero su osadía rinde más de lo que perjudica.

Montoya: Aportó despliegue sobre el carril derecho. Le sigue faltando mejorar el final de jugada.
Aguirre: Entró en los minutos finales y casi no tocó el balón. Pero le dio una mano a Elías Gómez que la venía pasando mal en su sector.

El técnico

Su equipo sigue haciendo flojos primeros tiempos. Pero el Chacho mantiene la capacidad para hacerlos reaccionar en el complemento. Por ahora, alcanza. Pero no sobra nada. El 4-4-1 planteado cuando quedaron con uno menos, fue un reflejo rápido e inteligente a lo que reclamaba el partido.

El árbitro

Técnicamente correcto en la expulsión de Fernández, Pompei acertó en una de las jugadas más complejas del partido. Pero no utilizó el mismo criterio para sancionar entradas duras de jugadores de Temperley en el complemento. En esta etapa de su carrera, cerca del final, queda la sensación de que le cuesta seguir las acciones de cerca.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo