De tan atento, el hombre se pasó de sensible y castigó por las dudas. Charly Cardozo, concejal del PRO, había alertado este viernes por la mañana que en la puerta del boliche La Tienda, de Tucumán al 1100, que fue clausurado este martes, había una pila de cajones de cerveza. El edil temió que se estuviera burlando la clausura dispuesta tras el escándalo del caso Gerardo Escobar, desaparecido y hallado muerto en el río sin que se sepa hasta ahora cómo.

Sin embargo, esta misma tarde Cardozo fue avisado de que el asunto era una falsa alarma. No se trataba de que el bar estaba reaprovisionándose de cervezas, sino que esos eran todos sus envases vacíos. Están desalojando el local.

Antes de esa aclaración, la polémica se había encendido en las redes sociales, y las críticas apuntaban hacia el municipio que en un primer momento quedó en la lupa por la tardanza en la clausura. 

La Tienda, bajo la lupa

Luego de que el viernes pasado se encontrara el cadáver de Gerardo Escobar en aguas del río Paraná, este  martes fue clausurado el boliche La Tienda, de Tucumán al 1100, lugar donde fue visto el joven por última vez antes de su desaparición. El apoderado del lugar se mostró sorprendido por la medida. “Nos enteramos de la clausura esta misma tarde y nos tomó por sorpresa a todos. Ya habíamos tomado la decisión de cerrar este fin de semana, pero hoy nos encontramos la faja”, le contó entonces a Rosarioplus.com Maximiliano Nicosia.

Al respecto el secretario de Control y Convivencia Urbana, Pablo Seghezzo, calificó en Sí 98.9 la clausura del local como “un procedimiento de rutina y preventivo”. Recordó que ya había sido clausurado dos veces por funcionar como boliche bailable cuando no fue habilitado para eso.

Pronto, el Concejo se hizo eco. Los ediles Héctor Cavallero y Lorena Giménez Belegni, del bloque Partido Progreso Social, solicitaron al gobierno local información sobre la habilitación de La Tienda. “Quiero saber si el local tenía autorización de la Municipalidad”, reclamó el Tigre. En tanto que los concejales María Eugenia Schmuck, Sebastian Chale y Fernanda Gigliani pidieron la clausura definitiva del bar.

En tanto que la familia de Escobar, junto al defensor general de la provincia Gabriel Ganón, reclaman que la causa se caratule como “desaparición forzada” y pase al fuero federal. La hermana del joven hallado muerto a una semana de su desaparición, Luciana Escobar, fue tajante: “Mi hermano no se tiró al río, lo desaparecieron”.