En el medio de una seguidilla de lesiones que afectaron el armado del equipo en las últimas semanas, Diego Osella recibió este miércoles buenas noticias. Es que, en el marco de sus respectivas recuperaciones, Mauro Matos e Ignacio Scocco pudieron hacer un rato de fútbol en Bella Vista. Esto no implica directamente que puedan estar a disposición la próxima semana frente a River, pero al menos es una señal alentadora de cara al futuro inmediato.

Matos arrastra una tendinosis que apenas le ha permitido jugar tres partidos en este torneo. En la previa al choque con Central hubo un intento para que pudiera llegar en condiciones, pero se resintió de la dolencia y tuvo que para de nuevo. En la práctica de fútbol que Osella dispuso este miércoles, Matos hizo unos 20 minutos de fútbol para los suplentes y se espera que pueda ir incrementando su exigencia con el paso de los días.

Formica, el hombre con la misión de crear juego. (@CANOBoficial)
Formica, el hombre con la misión de crear juego. (@CANOBoficial)

Por su parte, Scocco también participó del ensayo y, si sigue evolucionando como hasta ahora, podría tener chances de ser considerado para el choque con River. Nacho arrastra una ciatalgia tras una caída ante Temperley que apenas le permitió estar algunos minutos en cancha ante San Lorenzo, aunque luego no fue tenido en cuenta para el partido con Racing. Que haya hecho fútbol no sólo es una buena señal pensando en su recuperación sino que aleja las versiones sobre la posibilidad de que debiera ser intervenido quirúrgicamente que surgieron en las últimas semanas.

Por su parte, Franco Escobar (esguince de tobillo) y Diego Mateo (distensión en el isquiosural) entrenan de forma diferenciada con la idea de poder acoplarse la semana que viene a los trabajos con el grupo y quedar a disposición de Osella para el compromiso con River, que se jugará el domingo 20 de noviembre en el Parque de la Independencia en horario a confirmar.