Dos jugadas puntuales podrían haber cambiado el desarrollo del encuentro en el que Brasil terminó derrotando a la selección argentina por 2 a 0. Fueron dos penales muy claros que el árbitro decidió no cobrar, ni siquiera revisar con el VAR.

El delantero Sergio Aguero se quejó de las decisiones arbitrales del ecuatoriano Roddy Zambrano y manifestó que el VAR (Video Assistant Referee) “funcionó muy bien hasta hoy”.

Messi, más caliente, criticó: "Bronca con el árbitro porque durante todo el partido los favoreció a ellos, en todas las jugadas y eso te va desquiciando, te va sacando del partido, la jugada de los penales al 'Kun' (Agüero) a Otamendi...".

Uno de los penales que se reclaman fue durante un tiro de esquina en el que Nicolás Otamendi recibe un codazo en el cuello. El otro penal se lo hacen a Agüero: le enganchan la pierna y para colmo de esa jugada llega el gol de Brasil que sentenció el encuentro.