La Fiscalía habia pedido 50 años para el violador (Rosario Plus)
La Fiscalía habia pedido 50 años para el violador (Rosario Plus)

La Justicia rosarina condenó este miércoles a 48 años de prisión a Luis Marcelo Escobar, un falso policía que cometió 18 abusos sexuales contra mujeres ocurridos entre 2014 y 2016. “Es una condena ejemplar. No hay otra similar en la Provincia”, señaló la fiscal Carla Cerliani.

El tribunal a cargo de los jueces Mariano Alliau, Patricia Billota y Maria Isabel Mas Varela, condenaron a Escobar por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego (9 hechos), abuso sexual con acceso carnal (3 hechos) y abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el empleo de arma de fuego.

Además se le imputaron los delitos de abuso sexual simple agravado por el uso de arma de fuego (2 hechos), abuso sexual simple (2 hechos) y tentativa de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego. En tanto, fue absuelto por el delito de amenazas simples. 

En los 18 casos comprobados, el imputado de 42 años se hizo pasar por agente policial y engañó a sus víctimas diciéndole que las tenía que acompañar para luego llevarlas a descampados donde cometía los hechos de abuso. 

En tanto, la fiscal señaló la existencia de un “posible cómplice” que participó en dos casos de abuso y que aún no fue identificado y se encuentra pródigo. “En un caso, Escobar abusa de su víctima con otro compañero y en otro, este último participa del engaño pero luego se retira”, explicó Cerliani ante la prensa.

“Aunque la condena no va a volver el tiempo atrás, las familias están conformes con el accionar de la Justicia”, concluyó la fiscal tras la finalización de un juicio que contó con unos 200 testigos convocados por las partes, entre las víctimas, familiares, policías y peritos.

Testimonio fundamental

Para la investigación que posibilitó la condena, el dato aportado por la última de las víctimas, de 14 años, que el 16 de agosto de 2016 a la salida del colegio fue engañada y violada en un descampado, resultó clave.

"A todas, luego de abusarlas, las abandonaba y les prohibía que se dieran vuelta, pero uno de ellas lo hizo, se dio vuelta, y eso fue clave porque esta víctima, que estuvo internada varios días en el hospital pediátrico de Rosario, describió el auto y proporcionó la patente", subrayó la fiscal antes de que se conociera el fallo.

El juicio tuvo cerca de 200 testigos convocados por las partes, entre las víctimas, familiares, policías y peritos.