Una joven pastelera denunció en sus redes sociales por acoso sexual al mediático cocinero Pablo Massey. La mujer contó su vivencia como empleada del restaurante La Panadería, que el chef posee en la localidad de Olivos, en el norte del Gran Buenos Aires. “Dejé sangre, cuerpo, alma y mi dignidad ahí”, afirmó.

La información trascendió a través de su cuenta de Instagram. Trinidad Benedetti, que trabajó hace cuatro años en el establecimiento gastronómico, contó que el cocinero la manoseó en una jornada de trabajo y dijo que existió complicidad del resto del personal. “Hablé con una de las encargadas, le conté y le dije textualmente: ‘¿Es normal que Pablo le toque el culo a las empleadas?’, y ella me respondió 'Sí. Tenés dos opciones: no hacés nada porque es un viejo gagá y todos lo sabemos, o le pegás una cachetada. Las dos son válidas’. Obviamente que no le pegué”, comentó.

Y añadió: “Al otro día, hablé con Rodrigo (Da Costa) y con Nicolás Calderone, que era el gerente en ese momento. Ambos actuaron muy sorprendidos, muy impactados, no podían creer y me dijeron que iban a tomar cartas en el asunto". Sin embargo, la joven comentó que nadie hizo nada para defenderla y que, por el contrario, Massey no cesaba con el acoso. “Yo tomé distancia y él me seguía molestando”.

Luego relató que Da Costa la insultó cuando ella reprochó esa conducta, que le dijo muchas cosas que no podrá olvidar, que “estaba loca, que era una maleducada y que si pensaba que Pablo (Massey) la iba a violar en la oficina era absurdo”.

La pastelera trabajó ocho meses en ese restaurante cuando tenía 20 años. Hoy decidió hacer pública la denuncia para que “no haya más impunidad”. Y dijo al respecto: “Todos saben lo que pasa ahí. Yo pasé de ser la mejor pastelera que habían tenido en la historia de la Panadería de Pablo a ser la peor, y a sufrir durante dos meses hasta que conseguí trabajo y me pude ir”.

“Son personas que tienen llegada, fama, contactos, plata, por eso tuve mucho tiempo miedo. Pero me pareció que ahora era un buen momento de contarlo para que dejen de manejarse con total impunidad”, concluyó la joven.

Tras viralizarse el testimonio de Benedetti, desde la cuenta oficial de Instagram de la Panadería de Pablo emitieron un escueto comunicado en el que informaron que la empresa, "que promueve y defiende los derechos de las mujeres", "está a disposición para esclarecer el presunto hecho”.

 

A post shared by Trinidad Benedetti (@trinidadbenedetti)