La Policía evitó a tiempo el trágico desenlace de una situación de violencia de género, a manos de un hombre que le arrebató su hijo de 7 años a su ex pareja y lo llevó a una casa donde intentó acabar con la vida de ambos.

Todo ocurrió entre la noche del domingo y la madrugada de este lunes, en barrio Godoy, zona sudoeste.

Primero el hombre –su identidad no trascendió– irrumpió con un arma de puño en la casa de su ex pareja, una joven de 24 años. Allí la golpeó a ella con la culata del arma, tomó al niño de ambos, de 7 años de edad, y se marchó.

La joven madre llamó a la Policía, cuyos agentes acudieron pronto al domicilio del hombre. Y como este no respondía los llamados, forzaron la puerta y allí los recibió un fuerte olor a gas y el aire enrarecido.

En una habitación, sobre un colchón, estaban el hombre y el niño acostados y semi inconscientes, ya con avanzada intoxicación por la inhalación de gas. Junto a ellos, había una pistola calibre 9 mm y otra calibre 45, con balas a su alrededor.

Las perillas abiertas de la cocina a gas connotaron que la situación había sido premeditada por adulto.

Los policías sacaron a ambos para reanimarlos por parte de personal del Sies. Finalmente, los médicos les salvaron la vida al hombre y a su hijo. Pero el hombre ahora enfrenta una imputación penal por tentativa de homicidio en el contexto de violencia de género y tenencia de armas.