Agustín es un joven rosarino que el pasado martes por la madrugada volvía caminando a su casa en el centro rosarino después de celebrar el carnaval en las escalinatas del Parque España, y fue agredido por al menos cinco personas con insultos homofóbicos, quienes además lo golpearon y robaron sus pertenencias. 

Sus imágenes con los golpes se viralizaron luego de que el joven compartió en sus redes lo ocurrido, y recibió el acompañamiento de allegados, organizaciones y hasta desconocidos que se solidarizaron.

Del Instagram de agustinquedate

En diálogo con Canal 3 Agustín relató: "Cuando volvía de celebrar carnaval en las escalinatas unas cinco personas que no conocía me golpearon en la cabeza y el cuerpo, mientras escuché que decían 'cuidado con la sangre' y 'te vamos a matar por marica'. 

Aclaró que si bien se trató de un nivel de agresión que lo asustó y pensó que "no la contaba", a su vez lamentablemente "esto pasa siempre por desear a quien deseo y vivir mi vida como quiero, no es la primera vez", aseveró.

Recordó: "Me gritaban por la camisa que llevaba puesta, y me la arrancaron. Se robaron todas mis pertenencias. Me patearon la garganta y quedé afónico no pudiendo pedir auxilio".

Pero tras este panorama, lejos de acabarse el conflicto, la reacción policial agravó el asunto: "Cuando se fueron estos chicos pasaron dos oficiales de policía, no les bastó la evidencia de que yo estaba cubierto de sangre y golpeado, les pedí que los corrieran porque yo estaba preocupado por una medicación que necesito para vivir. Y lejos de calmarme, hacer una denuncia o correrlos, se quedaron en el lugar. Yo seguí buscando a ver si encontraba algún objeto mío tirado en el camino de ese grupo, y entonces uno de los policías me agarró de la espalda y me dijo que me calme para que no me lleven por escandaloso".

Finalmente reflexionó: "Me sentí muy solo, hice el comunicado por las redes, agradezco a las organizaciones, personas que no conozco, todo el apoyo. Pero hay que recordar, después preguntan por qué marchamos, sigue el odio a las personas como yo que hacen lo que desean de una manera libre. Yo solo volvía a mi casa, y casi no llego, y no soy el primero ni el ultimo".

El dolor de un joven atacado por una patota por su elección sexual