Los problemas mecánicos son algo de cierta regularidad para todo aquel que tenga un auto, más con el correr de los años. No es algo de lo que tenga que preocuparse mucho los pilotos de Fórmula 1 que al salir a las pistas tiene su vehículo listo y aceitado para dar pelea. Sin embargo, a veces el detalle más simpre, puede frustrar una victoria cuando se maneja en ese nivel y a esa velocidad.

Esto es algo que comprendió bien el piloto español de la escudería Alpine Fernando Alonso, en su regreso a la Fórmula 1 después de dos temporadas. Es que el corredor debió abandonar el Gran Premio de Bahréin en la vuelta 31 a causa de un envoltorio de papel de un sándwich que se atascó en los frenos y recalentó el auto, confirmaron los mecánicos del equipo.

"Después de la segunda parada, que tuvo lugar en la vuelta 26, un envoltorio de un sándwich quedó atascado en los conductos de los frenos traseros, lo que provocó altas temperaturas y dañó el sistema, por lo que decidimos retirarnos por motivos de seguridad", explicó el ingeniero Marcic Budkowski, director ejecutivo de Alpine, en declaraciones reproducida por Mundo Deportivo.

"Fue una pena, teniendo en cuenta lo sólido que estaba Fernando hasta ese instante", completó. Alonso deberá buscar revancha en la próxima competencia que será el Gran Premio de Emilia-Romana en Imola (Italia), el 18 de abril.