A grito limpio, el cura Andrés Quiroga de la localidad de Amenábar, en el sur provincial, echó de su parroquia al titular de la Subcomisaria de la zona, Mariano Rodríguez quien se hizo presente tras una misa brindada por el sacerdote que violó las restricciones impuestas por el DNU presidencial que prohíbe, entre otras cosas, las ceremonias religiosas.   

"En nombre de Cristo, fuera de la casa de Dios", se escucha de manera vehemente en el video, y el cura como cual exorcismo y con un crucifico corre al agente policial de su templo de la localidad del sur ubicada en el departamento General López.  

"Para que yo no realice la misa el fin de semana que viene me van a tener que matar" y "así como ustedes se deben a las autoridades, yo me debo a la palabra de Dios", aseguran que dijo el sacerdote.

Tras retirarse del lugar, el policía dio aviso a la fiscalía de Venado Tuerto donde se encontraba en turno María Florencia Schiappa Pietra que se encargó de hacerle saber al párroco la imposibilidad de realizar reuniones en lugares cerrados.

Quiroga ya había trascendido los límites geográficos de Amenábar, cuando en una clase de catequesis en un colegio de esa localidad (2011), cuestionara la vida sexual de una alumna adolescente y le endilgara al padre de otro estudiante tener un amante. Las autoridades educativas lo había separado de las clases, luego de que los padres de los alumnos increpados denunciaron las irregularidades.

El incidente había ocurrido en el Instituto San José. Según la denuncia, al parecer Quiroga le había preguntado durante la clase de catequesis a una alumna de 17 años que cursaba el cuarto año si se masturbaba o si tenía relaciones con su novio.

Esa situación fue criticada por otro alumno y el sacerdote le pidió que pasara al frente de la clase. Ante la negativa del joven, Quiroga le dijo que su papá tenía una amante, de acuerdo a la información consignada por el Diario El Litoral.

Tweet de LaVozdeRosario -💻Portal de Noticias Independiente