En noviembre de 2019 Kanye West presentó su opera inspirada en el rey babilónico Nabucodonosor en el Hollywood Bowl en Los Ángeles. El espectáculo estuvo dirigido por una artista contemporaneoa italiana y contó con mas de 500 artistas que estaban en escena y 300 trabajadores detrás del escenario en las cuestiones técnicas

El espectáculo combinaba la adoración cristiana con la actuación y el espectáculo en vivo, pero lo que parece que no combinaba con la obra era el pago de todos los trabajadores involucrados en su producción y realización.

Ahora Kanye West se enfrenta a dos demandas colectivas de hasta 30 millones de dólares en daños por no pagarle ni un centavo a las personas involucradas para que el espectáculo pudiera llevarse a cabo. Las acusaciones incluyen no pagar a cientos de empleados a tiempo, o no pagar en absoluto, así como no pagar los salarios de las horas extras, los descansos para comer y descansar y los gastos comerciales a los que los empleados tenían derecho legalmente.

Kanye West's Opera Nebuchadnezzar at Hollywood Bowl 11 24 2019 #KanyeWestSundayService #ChristIsKing

 

Habrá que ver como se las arregla con este problemón, teniendo en cuenta que ya tiene otras demandas por incumplimiento de distintos contratos comerciales con marcas y un divorcio en puerta con su esposa Kim Kardashian.