sec-corbata

Violencia urbana: tres relatos salvajes en el sábado rosarino

La violencia interpersonal y la resolución de conflictos vecinales o de tránsito a través del uso de armas es otra de las aristas de los hechos que engrosan las estadísticas policiales en la ciudad. Este sábado se registraron tres casos en los que varias personas estuvieron involucradas en hechos violentos que no tuvieron que ver con casos de inseguridad. Auténticos relatos salvajes que exponen un fenómeno preocupante.

Uno de los casos se dio en Biedma al 3800. Allí, dos vecinos mantuvieron una discusión y uno de ellos amenazó al otro con una cuchilla y le rompió el parabrisas de su automóvil, un Peugeot 504, de un adoquinazo. Cuando personal del Comando Radioeléctrico se acercó al lugar, el atacante (identificado como Miguel C.) reconoció las acusaciones pero se negó a salir de su casa.

Cuando los efectivos policiales se retiraron del lugar, vecinos de la zona volvieron a llamar al 911, y finalmente pudieron atrapar al violento, quien había intentado ocultar la cuchilla con la que había amenazado a su vecino en un taller cercano a su vivienda. Finalmente, las actuaciones quedaron a cargo de la Comisaría 18ª.

En la esquina de Italia y Mendoza, en pleno centro, una discusión de tránsito podría haber terminado en una tragedia. Dos hombres, uno que circulaba en motocicleta y el otro en una Ford Eco Sport, discutieron por cuestiones vinculadas al tránsito y el conductor del rodado más grande amenazó al otro con un arma de fuego.

El amenazado, identificado como Mauricio de 36 años, denunció el ataque y personal de la Comisaría 2ª buscó y atrapó a Ignacio D. de 39 años, a quien se le secuestró una pistola marca Bersa 380 Thunder, color plateada, con munición en recamara y 12 cartuchos en su cargador. 

Por último, al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez arribó junto a su mamá y personal del Comando Radioeléctrico una joven de 17 años con una herida de arma blanca leve en la mejilla izquierda. Luego de ser curada por el personal de salud, que advirtió que la herida no revestía gravedad, la joven acusó a una vecina, llamada Sandra, de haberla atacado en el pasillo de su casa. Personal de la Comisaría 18ª busca a la agresora con los datos que aportó la víctima.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo