sec-corbata

Vecinos de El Mangrullo quieren voz y voto en la urbanización del barrio

La reunión de vecinos que quieren saber en qué consiste el proyecto.
Estuvo allí el concejal Eduardo Toniolli.

Los vecinos de barrio Mangrullo, eternamente postergados en el rincón sur de la ciudad junto al río Paraná, se entusiasman con la posibilidad de que por fin llegue a esa zona la tan deseada urbanización a partir de un crédito que le municipio solicitó a Nación. De cualquier manera, también quieren asegurarse de que los dejen participar de las decisiones y por eso se organizaron en asamblea.

En las instalaciones de Casa Pueblo, una institución social orientada a la prevención de adicciones enclavada en el Bajo Saladillo, lindero al Mangrullo, Sergio Krapacher (vecino del barrio) habló de “moderado optimismo” respecto de lo que pueda ocurrir a futuro. “Vemos cómo se abre una oportunidad de reparación, pero no queremos solamente sentarnos a esperar a ver qué pasa. Llevamos varias generaciones viviendo en el Mangrullo, sabemos cuáles son las necesidades y pretendemos participar de las decisiones para que una obra tan esperada no se haga a espaldas de la ciudadanía”, remarcó.

Por su parte, el concejal justicialista Eduardo Toniolli, presente en el lugar, se manifestó a favor del requerimiento de la intendenta a Nación “en función del abandono del que fue víctima históricamente el Mangrullo”.

"Cuando el año pasado nos opusimos a la propuesta de endeudamiento municipal que planteó Fein (por los riesgos que entrañaba para el Estado local una operación de colocación de bonos en el mercado de capitales, y porque no había ninguna garantía de que los recursos obtenidos iban a parar efectivamente a obras), propusimos esta otra vía, la que se adoptó en su momento para construir el nuevo HECA y los grandes accesos", explicó el edil.

En el encuentro, los vecinos realizaron un relevamiento de las distintas obras menores necesarias y complementarias del proyecto de urbanización, que van a ser reclamadas ante las autoridades municipales, junto al planteo de pronta resolución de dos problemáticas nunca resueltas en el barrio: la falta de acceso al agua potable, y la proliferación de roedores.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo