sec-corbata

Una nueva audiencia busca destrabar el conflicto en Vassalli

La empresa de Firmat insiste en deshacerse de 120 empleados. "Seducir" a algunos con retiros voluntarios es la estrategia y la UOM habla de despidos encubiertos                            

Una protesta de trabajadores de Vassalli.
Los trabajadores de Vassalli siguen en conflicto

El conflicto en la fábrica de cosechadoras Vassalli sumará un nuevo capítulo este viernes, a partir de las 10, cuando se realice una nueva audiencia de conciliación en la sede Rosario del Ministerio de Trabajo provincial, en Ovidio Lagos y San Lorenzo. En el último encuentro, hace una semana, la empresa de la localidad de Firmat insistió en su intención de desprenderse de 120 empleados, algo que la UOM rechaza de plano. En ese pantano, un posible acuerdo suena lejano.

Vassalli pretende que la planta de empleados se achique, pero el procedimiento preventivo de crisis que la Provincia le otorgó para rescatarla financieramente le impide despedir personal al menos hasta diciembre de este año. Por eso, la firma quiere seducir a los trabajadores con retiros voluntarios en tres modalidades: el 60 por ciento de la indemnización en 12 cuotas; el 80 % a 24 meses, o el 100 por ciento en 36. En los últimos meses, se retiraron de planta 60 empleados.

Para la UOM, esto es inaceptable. “Rechazamos esa oferta gremialmente por considerarlos despidos encubiertos”, dijo Pablo Cerra, abogado de la delegación Rosario del gremio de los metalúrgicos. “Dejamos a cada trabajador su elección libre pero como gremio rechazamos y repudiamos esta maniobra ante un escenario donde la firma sigue generando grandes ganancias y no hay motivos válidos para desprenderse de trabajadores. Esto es una muestra de la reforma laboral que se viene”, completó.

Desde la empresa, en tanto, muestran números para avalar la decisión de achicar la planta. "En abril del año pasado tenía 500 empleados y nosotros sabíamos que teníamos el doble de lo que necesitábamos", dijo la semana pasada el titular de la firma, Néstor Girolami. Y explicó que entonces "fabricaba 50 cosechadoras por mes y ahora estamos en 9 o 10 mensuales". "Hay 250 operarios que están afectados a fabricación y armado, mientras que "el resto son periféricos", advirtió y agregó: "Así no podemos, nos tira para atrás. Queremos una fábrica que sea previsible, que sea manejable, no que tengamos un gasto fijo que nos mate".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo