sec-corbata

Una inspección había detectado varias falencias de seguridad laboral en Cofco

El resultado de una visita de inspectores de Trabajo a la planta puertense dejó mucho que desear. Matafuegos que faltaban o estaban vencidos, falta de vallas y de alarmas, algunas de las deficiencias. Una de sus contratistas fue suspendida, pero la multinacional no. La explosión de julio que pudo ser el preaviso de la tragedia

La cerealera china Cofco se convirtió en la principal exportadora de granos de Argentina con la compra de dos plantas de Nidera en el cordón industrial santafesino. Este título se acompaña de una facturación millonaria en inversiones exorbitantes. Pero más allá de la eficacia y profesionalismo que esto supone, la firma no estuvo eximida de irregularidades básicas en la higiene y seguridad del trabajo, como el vencimiento de matafuegos, faltantes de protección, instalaciones deficientes, y hasta carencia de salidas de emergencia adecuadas.

Sin embargo, este viernes un ejecutivo de la cámara patronal que nuclea a estas grandes agroexportadoras afirmó sin vacilar que en el polo aceitero granelero "se trabaja bien y ajustado a la ley". Lo dijo casi en simultáneo con el deceso de la segunda víctima fatal, Juan Castillo, de 42 años, que agonizaba en un sanatorio con un tercio de su cuerpo calcinado.

La tragedia del pasado miércoles en la planta de la firma en Puerto General San Martín, luego de que explotara una de las celdas y provocara la muerte de dos trabajadores, puso de manifiesto la necesidad no sólo de un control exhaustivo sino la aplicación íntegra de protocolos de seguridad por parte de las empresas cerealeras y hasta de mayor inversión en este sentido.

En julio último hubo otra explosión -aunque menor y sin víctimas- en el sector Extracción. El área fue clausurada y sometida a tareas de reparación. En ese estado se encontraba aún cuando este miércoles ocurrió el estallido fatal.

Explosión en la cerealera Cofco
Explosión en la cerealera Cofco

Los controles por parte del Ministerio de Trabajo provincial se realizaron el 27 de marzo de este año, donde se inspeccionó el establecimiento en sectores vinculados adonde esta semana se produjo el siniestro. Se detectaron el incumplimiento de garantías mínimas en lo que atañe a la seguridad, y a mediados de agosto los inspectores constataron que las falencias habían sido subsanadas, informaron desde la cartera laboral.

Las irregularidades detectadas en la planta y que eran responsabilidad directa de Cofco fueron las siguientes:

  • Ausencia de matafuegos en el sector de generador, además de otro vencido y sin carga.
  • No se respetó la obligación de mantener cerrada una zona declarada como restringida
  • Ausencia de alarma acústica en un puente grúa de 5 toneladas 
  • Ausencia de guardarrail en el silo 1
  • Ausencia de señalización de circulación peatonal para evitar superposición de senderos internos con el ferrocarril 
  • Ausencia de iluminación en la salida de emergencia del sector de preparación.

También en esa fecha se inspeccionaron dos empresas contratistas de Cofco: la Morgan, que realiza tareas de mantenimiento mecánico en la cerealera, y de la de servicio de limpieza en los silos Outsourcing Logística Latinoamericana SRL.

En ambos casos los inspectores advirtieron que el personal no cumplía con las normas de protección en altura. En un caso, se había aflojado una red de contención, los operarios trabajaban con arnés pero sin la cuerda denominada "cabo de vida", y no tenían de donde sujetarse, arriesgando claramente la integridad física.

El 31 de julio se realizó una inspección de oficio con motivo de la explosión mencionada en el sector de Extracción de la empresa cerealera. No acreditaba procedimientos de trabajo seguro ni capacitación del mismo.   

Genesini respaldó las inspecciones realizadas por su cartera

Repercusiones

Sin vacilar, Andrés Alcaraz, gerente de Comunicaciones de la Cámara de Industrias Aceiteras (Ciara), afirmó que “las empresas tienen una política necesariamente de seguridad muy aplicada”. Respecto del informe del Ministerio de Trabajo consideró que “eran áreas que durante un tiempo tuvieron irregularidades menores que se resolvieron antes de que se difundiera el trabajo (informe)”.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Julio Genesini, se atajó y, con las inspecciones en mano, disparó: “No podemos estar 24 horas controlando las plantas. Para eso las empresas tienen un departamento de higiene y seguridad”. Luego, dijo con algo de ironía “A prima facie, entiendo que en general los accidentes laborales son evitables si se toman las medidas correspondientes”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo