sec-corbata

Una impresionante marea humana sigue el debate fuera del Congreso

Mientras a su turno, cada diputado exponía sus argumentos para justificar su voto a favor o en contra del proyecto para legalizar el aborto, fuera del Congreso una marea humana seguía atentamente lo que ocurría en el recinto. Pese al frío, fueron muchos los que quisieron formar parte de una jornada histórica, más allá del resultado de la votación.

 

Ciudadanos de todo el país arribaron este miércoles a partir del mediodía a plaza Congreso para expresarse a favor y en contra del aborto. Sobre avenida de Mayo, una multitud caminó rumbo al Congreso, algunos con distintivos celestes y banderas de argentina y muchos más con pañuelos verdes y rostros pintados, que enfilaron hacia una plaza dividida por los colores y las creencias respecto al derecho "a decidir", o la opción de preservar "las dos vidas". 

A partir de la calle Sáenz Peña, los asistentes elegían su costado de la plaza: el sector A colapsó de verde, repleto de jóvenes que al ritmo de cantos y batucadas a favor del aborto avanzan a paso lento. El sector B estaba menos apretado y exhibía un perfil familiar con mayoría de adultos, en el corredor "Provida" sobre Hipólito Yrigoyen. 

"Este día histórico, de lucha y perseverancia, es para que las mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos y lograr autonomía", expresó a Télam Salvador López, quien llegó desde La Plata confiado en permanecer toda la noche frente a una de las pantallas que transmite en vivo la sesión de Diputados. 

En el área del frente de organizaciones "Provida", embarazadas realizaban ecografías en vivo, con imágenes amplificadas para un público que celebraba con aplausos el sonido de los latidos y los movimientos del bebé en pantalla gigante. "Estudio medicina y en mi carrera me enseñaron a respetar la vida desde el principio hasta el final, por eso estoy a favor de las dos vidas", manifestaba Gastón en el lado B. 

En el A, Miriam, médica obstetra, consideraba "una emoción enorme estar acá porque después de tantos años de clandestinidad, siendo personal de la salud y habiendo vivenciado tanto, estoy maravillada con esta revolución". 
En el mismo sentido, Jazmin expresó emocionada que "el feminismo me enseñó que hay que estar acá, apoyando y luchando, porque la problemática del aborto es una deuda del Estado de hace muchos años". "Es vanguardista lo que se está viviendo, me encantaría quedarme en la vigilia pero mañana trabajo temprano, quiero cuidar mi fuente laboral porque soy una chica trans y no quiero volver a la prostitución", explicó.

Liliana Rodríguez confesó que tiene todas las expectativas en el voto afirmativo: "Si no es un triunfo, igual esto no tiene vuelta atrás: pertenezco a la generación de los setenta y lo que destaco es el hilo y la continuidad de nuestra lucha".

Ambos sectores organizaron talleres con temáticas referentes a sus defensas, como el sector "Provida", que propuso charlas con historias de vida de mujeres e hijos. Ana -quien se definió como "sobreviviente de aborto", por ser hija de una violación- contó que su madre decidió seguir con el embarazo y la dio en adopción. "Por eso estoy en contra del aborto", planteó la joven, ya que si su madre hubiera tomado otra decisión, no hubiera "sobrevivido".

Para sostener la vigilia, la Campaña por el aborto voluntario, legal, seguro y gratuito desarrollaba un festival con varias bandas que aportaron su música a la causa.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo