sec-corbata

Todos los dolores posibles de Aldana en manos de un tribunal

Aldana Muñoz ya lloró la muerte de su bebé a manos de su ex pareja, Franco López, en abril de 2017. Sin embargo el sufrimiento para ella continúa, ya que la Justicia rosarina dio un revés inusitado.

Por estos días, la mujer afronta un juicio acusada, nada menos que por su ex pareja infanticida, de abandono de persona.

Este viernes serán los alegatos de clausura en el Centro de Justicia Penal de Rosario, y la semana que viene se conocerá la sentencia, que puede ser de hasta 10 años de prisión efectiva para Muñoz.

La abogada Sofía Rivas, del colectivo AboFem (Abogadas Feministas), recordó en diálogo con Vero Luchessi en Sí 98.9 el violento episodio que terminó con la muerte de Mateo, el hijo de Aldana, de apenas seis meses y por el cual López fue acusado por homicidio.

 

El fiscal pidió prisión perpetua para el hombre y Aldana no fue acusada. Pero un año y medio después, el propio detenido se presentó como querellante para inculpar a la joven por abandono de persona y pedir 10 años de prisión. La fiscal Georgina Pairola aceptó la acusación, ya que consideró que la joven sabía que Franco es un hombre violento.

A Aldana se la acusa según la abogada “de ser mala madre en un código patriarcal y no bajo el Código Penal, ya que no hubo abandono de persona según la norma”. La joven tiene otros dos niños, y ahora enfrenta un juicio por posibles 10 años de prisión, por lo cual precisó que “enfrenta el momento con mucha angustia”.

“Desde AboFem pedimos absolver a Aldana, ya que no tiene ningún asidero jurídico, en el código penal el artículo 106 dice que para que se produzca un abandono debe dejar a la persona en una situación de desamparo, lo cual ella no hizo, lo dejó al cuidado de su pareja, padre del niño, por 10 minutos para irse a bañar”, arguyó la abogada que acompaña a la joven.

Luego fustigó: “No sabemos si la fiscal entiende lo que es ser víctima de violencia de género y vivir en ese contexto. Ella la entrevistó en calidad de testigo en la causa de Franco, y ahora la acusa, la criminaliza y la revictimiza. Es violencia de género desde el Estado”, a la vez que aseguró que “la Ley Micaela exige a los operadores de la Justicia se capaciten en perspectiva de género, y si se cumpliera, esta causa no estaría sucediendo”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo